© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

Wrecking Ball- Miley Cyrus.

Ficha Técnica

Título de la canción: Wrecking Ball.

Cantante: Miley Cyrus.
Álbum: Bangerz.

Compositores: Lukasz Gottwald, Henry Walter, Maureen McDonald, Stephan Moccio, Sacha Skarbek.

Disquera: RCA Records.
Año: 2013.

Género musical: Pop.

Análisis​

 

 

“Wrecking Ball” fue —como aseguran varios críticos musicales— una de las mejores canciones pop del año 2013. La interpretación y el mensaje que busca transmitir la pieza musical hará que, sin duda alguna, sea recordada con el paso del tiempo. Sin embargo, muchas personas han criticado la canción sin prestar atención al mensaje auditivo enfocándose únicamente el videoclip y el exhibicionismo de Cyrus. 

 

Análisis de la letra:

La canción habla de una ruptura amorosa. La pareja que conformaban la narradora y otro individuo vivió un amor idílico donde todo parecía perfecto. Por lo que se menciona en la lírica, el contacto físico se encontraba presente y era un eje importante en el desarrollo de la relación. La protagonista afirma que ella quedó enamorada y que, incluso, parecía como si se tratara de un encantamiento o algún tipo de hechicería. 

Los problemas llegaron a la pareja y, por más que sus corazones intentaron mantenerse unidos, la separación fue inminente y necesaria. La protagonista sólo pide a su expareja que no diga a los demás que ella fue quien se marchó dando por terminado el romance. Se da a entender que fue él quien decidió que la relación llegara a su fin. Antes de entrar al coro de la canción, la narradora menciona que ella siempre querrá a su antiguo amor y que intentará seguir adelante con su vida. 

El coro de la canción —por lo que es ampliamente identificada— incluye una pequeña metáfora en la que la protagonista afirma que entró como una bola de demolición. La cantante se refiere a este artefacto para resaltar las cualidades de su entrega. El amor que profesaba hacia su pareja era demasiado poderoso, jamás había experimentado algo así. Aquí se podría incluir la primera explicación de porqué utiliza una bola demolición. Ella había estado acostumbrada a vivir amores fugaces y superfluos, pero aquel romance llegó a cambiar su vida para siempre. Tras el impacto de una bola de este tipo nada vuelve a ser igual que antes. Sin embargo, como ocurre en las construcciones, el poderoso golpe se encuentra acompañado de destrucción, una destrucción que acaba con lo que sea sin importar que el lugar o un objeto hayan tenido un valor especial para alguien. Así fue el amor de la protagonista: ella llegó dispuesta a entregarse en cuerpo y alma saliendo afectada debido a las poderosas barreras de su pareja. Ella fue quien terminó destrozada. 

En la tercera estrofa, la narradora explica que ella enalteció a su expareja y lo hizo sentir que era superior a los demás. Desafortunadamente, él creyó todo lo que ella le decía y comenzó a verla como alguien inferior. Ella no merecía tener una relación con alguien de su nivel, el ego terminó corrompiéndolo. Como menciona la cantante: “You let me burn and now we’re ashes on the ground” (Me dejaste arder y ahora somos cenizas en el suelo). Él se preocupó únicamente por sí mismo y descuidó aquella relación que lo ayudó a llegar al punto en que ahora se encontraba.

El deseo de la narradora por entenderlo y comprenderlo fue visto únicamente como una molesta intrusión en la vida personal de su antigua pareja. “I never meant to start a war, I just wanted you to let me in” (Nunca tuve la intención de empezar una guerra, sólo quería que me dejaras entrar). Él jamás bajó sus barreras ni la dejó conocerlo como era en realidad.  A lo largo de todas las estrofas se menciona la súplica de la protagonista pidiendo que no diga a los demás que ella fue quien se marchó. Como ocurre en la mayoría de las relaciones que terminan, la expareja es vista como un enemigo y se dice a los demás que el otro fue el culpable de los problemas y —¿por qué no?— que está empeñado en arruinar su vida. 

Como “moraleja”, la canción de Miley Cyrus podría invitar al oyente a no entregarse por completo en una relación sin haberlo pensado dos veces. Ya que el amor —tal como una bola de demolición— puede ayudar a renovar una vida, pero implica la destrucción de otros elementos importantes. 

Análisis de la música:

“Wrecking Ball” cuenta con un arreglo bastante sencillo. En las primeras estrofas se escuchan varios acordes de guitarra acompañados por un sintetizador. Todo esto sirve como preludio a lo que se escuchará en el coro. La forma en que las sílabas de los versos fueron divididas hace que la canción llame la atención inmediatamente. 

El coro de la pieza musical hace que el oyente se olvide de las estrofas y se vea envuelto en la trama de la canción. La poderosa lírica se une a una instrumentación que invita al receptor a imaginarse la demolición de una gruesa pared de ladrillos. La batería se une a los demás instrumentos simulando el impacto de la bola demoledora. El estribillo dura relativamente poco, pero es suficiente para transmitir el dolor de la narradora. 

Probablemente, “Wrecking Ball” sea recordado en un futuro como uno de los clásicos de la segunda década del siglo XXI. 

Alfonso Ortega Mantecón

@PonchoCorax