© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

What a Feeling- Irene Cara

Ficha Técnica

Título de la canción: What a Feeling.

Cantante: Irene Cara.

Álbum: What a Feelin'.

Compositores: Giorgio Moroder, Keith Forsey, Irene Cara.

Disquera: Casablanca Records.
Año: 1982.

Género musical: Synthpop. Eurodisc.

Análisis​

 

La década de los ochenta, constantemente, es recordada gracias a los grandes éxitos musicales que surgieron en ella. Por una parte de encuentran algunos remanentes de la música disco y, por otra, la música electrónica con algunos toques de pop denominada synthpop; toda ella con una invitación al oyente a bailar al ritmo de la música que posee un profundo significado tanto en la cuestión musical como en la misma lírica. Este es el caso de la canción What a Feeling que forma parte del soundtrack de la película Flashdance (Adrian Lyne, 1983) que se hizo acreedora a un premio Oscar por mejor canción original.

 

Análisis de la letra:

El significado de la lírica de esta canción se encuentra íntimamente relacionado con la trama de la película Flashdance, esto se debe a que fue compuesta exclusivamente para la cinta; sin embargo, en este análisis se intentará dejar a un lado el contexto de la cinta para abordar únicamente lo que se narra al oyente en la lírica de What a Feeling.
Ante todo, la canción cuenta los sentimientos de una mujer cuya más grande pasión es la música y la danza, todo este amor que profesa hacia ella queda evidenciado en los distintos versos que conforman esta composición. La lírica da a entender que la protagonista desea triunfar en algo relacionado con ello —ya sea en como bailarina o como cantante.
En la primera estrofa, la narradora da a entender cómo la música es capaz de transformarla y hacerla ver de una manera distinta todo lo que la rodea y siente que cada vez se encuentra más cerca de llegar a su meta. Ella menciona que a veces siente que todo se trata de un simple anhelo o un sueño que se ve muy difícil de alcanzar. El temor llega a invadir a la mujer, pero está consciente de que este temor se encuentra únicamente dentro de su cabeza. Estos miedos que ella llega a mencionar se pueden encontrar íntimamente relacionados con el fracaso que teme sufrir.
Debido a esto, la narradora confiesa que ha llorado en soledad amargas lágrimas. Seguramente esto por el temor al fracaso y de no poder alcanzar su sueño, lo que parece ser bastante frustrante para cualquier persona que se haya propuesto algo tan importante en su vida. El mundo en el que desea ingresar es bastante complejo —a lo que se refiere como hecho de acero y de piedra—; no obstante, ella se encuentra llena de orgullo y dispuesta a acceder a él, se ha preparado lo suficiente y se considera digna de ingresar a ese lugar.
Los siguientes versos permiten al oyente identificar en qué sitio y en qué momento se está desarrollando la acción. El momento ha llegado y la narradora debe enfrentarse a la prueba que le dará acceso —o quizás no— a ese mundo en el que ella desea entrar: el mundo de la música, la danza y la fama. Momentos antes de iniciar lo que podría ser considerada esta prueba o audición, ella comienza a escuchar las primeras notas de la música, cierra los ojos y se limitada a dejarse llevar por el ritmo en el que, afirma, se encuentra su corazón.
En el coro de la canción se presenta lo que podría ser considerado el momento calmen de esta prueba a la que se enfrenta la protagonista. Ante todo, se menciona el título de la canción donde da a entender que ella jamás había experimentado esas emociones con anterioridad. Lo que ocurre dentro de su mente jamás se lo había imaginado con anterioridad e, incluso, da a entender que nadie puede comprender a la perfección lo que ella está sintiendo en ese momento, es algo que se tiene que ver para creer o experimentarlo en carne propia.
Se encuentra en un momento decisivo de su vida en donde se definirá si cumplirá su sueño o no. Aquí es donde ya se revela a qué es a lo que está aspirando la narradora, se encuentra presentando una audición como bailarina, por lo tanto, debe presentar una coreografía ante algunos jueces que evaluarán su talento y decidirán aceptarla o no para un puesto determinado o para que ingrese a una escuela profesional de danza. Por esto mismo ella indica que se encuentra bailando por su propia vida, ya que el baile es esto para ella, sin él estaría incompleta y muerta en cierto modo.
En los siguientes versos del mismo coro pareciera que está presentando un consejo al oyente o repitiendo lo que alguna vez le dijeron: “Take your passion and make it happen” (Toma tu pasión y haz que se convierta en una realidad). Ahora, ella está luchando por convertir en realidad todos sus anhelos. Asimismo, señala que las imágenes que uno construye en su mente en donde ve sus sueños hechos realidad pueden romper esta barrera de la ficción para invadir la realidad.
Metafóricamente, indica que se puede “bailar” a través de la vida. Este verso es bastante importante en el mensaje que busca ser transmitido por la canción. Se invita a que no se dejen las pasiones a un lado, sino que se luche por alcanzar las metas planteadas y hacer valer todo el esfuerzo que se ha puesto en juego para lograrlo.
La prueba de la narradora continúa, ahora pareciera que ha perdido por completo la concepción de lo que está haciendo: su pasión se ha apoderado de su racionalidad y únicamente se deja mover por ella. Escucha la música y se transforma en el ritmo (seguramente porque se mueve al compás de él). La música ha sido capaz de llegar hasta su corazón en un breve momento.
Tras una repetición del coro, la voz de la narradora comienza a contraponerse con otras en donde ella reafirma que ha convertido en la propia música y en el ritmo. Se visualiza tal y como soñó con anterioridad, se encuentra muy cerca de lograr su ideal. Ahora, ella es consciente de que es capaz de alcanzar su meta. La canción concluye con la sentencia y afirmación de que ella puede tener todo.
Aunque no se menciona cuál fue el resultado de la prueba a la que se enfrentó la narradora, se menciona que —gracias a todo su esfuerzo y dedicación— tiene bastantes posibilidades de triunfar. What a Feeling es una canción que invita a los oyentes a disfrutar realmente de sus aficiones y de no desistir cuando se quiere alcanzar una meta. No sólo en el ámbito artístico, sino en cualquier otro, lo único que es necesario es dedicación y hacer las cosas apasionadamente.

 

Análisis de la música:

What a Feeling comienza con un breve arreglo musical creado a partir de un sintetizador que intenta emular el sonido de una guitarra. La voz de Irene Cara no tarda de sumarse con una lenta y cálida interpretación de la primera estrofa. Al mismo tiempo es posible escuchar un loop creado también con el sintetizador.
Al momento de llegar a la mitad de esta estrofa el ritmo cambia por completo convirtiéndose ya en una canción “bailable”. Este cambio se ve marcado por la inclusión de otros instrumentos como la batería, la guitarra y el bajo eléctrico; asimismo, con el rompimiento del loop que había predominado anteriormente.
Cuando llega el coro, a la voz de Irene Cara se suma un coro de voces que añaden mayor potencia a la interpretación. Casi al final de la composición, estas voces se contraponen a la de la cantante que continúa interpretando algunos versos del coro. La canción concluye con un morendo bastante rápido. What a Feeling es una de las canciones en donde la musicalización llega a satisfacer por completo lo que está siendo narrado en la lírica, teniendo así una canción bastante emotiva que realmente envuelve al espectador en los sentimientos y emociones que emanan de ella.

 

 

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax