© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

Vivo por ella - Andrea Bocelli y Marta Sánchez

Ficha Técnica

Título de la canción: Vivo por ella.

Cantantes: Andrea Bocelli, Marta Sánchez.

Álbum: Romanza.

Compositores: Gatto Panceri, Valerio Zelli.

Disquera: Polydor, Polygram.
Año: 1996.

Género musical: Ópera Pop.

Análisis​

 

"Vivo por ella" es, quizás, uno de los mejores duetos de la música en español. La versión en español, hecha famosa por las voces de Andrea Bocelli y Marta Sánchez llegó a posicionarse —en 1996— en los primeros puestos de las listas de éxitos. Cabe señalar que, previamente, la canción había sido interpretada en italiano por el mismo Bocelli y Giorgia Todrani, bajo el nombre de “Vivo per lei”.

Sin embargo, “Vivo per lei” fue, a su vez, también un cover de una canción homónima del grupo O.R.O. Ésta fue reescrita por Gatto Panceri y Valerio Zelli para adaptarla a las voces de Bocelli y Todrani. Mientras que la versión original de O.R.O. se encontraba dedicada a una mujer, en la nueva se dedica a la música en sí misma, pudiendo considerar a “Vivo por ella / Vivo per lei” como una oda u homenaje a la música.

Análisis de la lírica:

 

La canción procura, a toda costa, ocultar a quién se encuentra dedicada. Un primer oyente puede pensar que se trata de una canción dedicada a una mujer, puesto que únicamente se refiere a ésta con el pronombre de “ella”. La aparente canción de amor va presentando diferentes indicios o elementos que permiten al receptor ir atando los cabos sueltos y concluir que se trata de un homenaje a la música en sí misma. Por si estas sutiles sugerencias no fueron suficientes, se revelará el nombre de “Ella” en los últimos versos de la composición de Panceri y Zelli.

En la primera estrofa, a cargo del narrador masculino, la letra se remonta a los momentos en que éste se relacionó por primera vez con Ella. A él se le dificulta precisar cómo se dio el primer encuentro entre ambos, ¿fue Ella quien lo encontró? ¿o él a Ella? El narrador concluye que no recuerda cómo se dieron las cosas, lo que resulta importante es que Ella fue capaz de conquistarlo, hasta el grado de que él considera que de ella obtiene su fuerza y un motivo de vida en sí mismo.

La canción prosigue con una segunda estrofa, en donde una narradora comienza, también, a relatar su relación con Ella. En este caso, la narradora describe cómo es Ella considerándola dulce, caliente como un beso y leal, puesto que la acompaña en los momentos en los que llega a sentirse sola. Al igual que en la estrofa anterior, la mujer también considera que vive por Ella.

Tras la segunda estrofa, ambos narradores comienzan a participar e interactuar entre ellos, dando a entender que Ella guarda un valor similar para ambos. Será en la tercera estrofa donde comiencen a presentarse los indicios referidos con anterioridad acerca de la identidad de Ella: como lo pueden ser el hecho de que se le puede tocar suavemente y en un piano. De igual manera, se evidencia de que Ella es capaz de mantener absortos y cautivos a los narradores hasta el grado de que sus preocupaciones —la muerte— no existen si se encuentran a su lado.

Pero, ¿cómo les corresponde Ella esta veneración? En la siguiente estrofa ambos narradores expresan las “atenciones” que reciben de su parte. Ella se entrega por completo a ellos brindándoles su afecto, fuerza y el valor que necesitan para seguir adelante. A la vez, ésta es capaz de conmoverlos o estremecerlos por completo (“a veces pega de verdad, pero es un puño que no duele”); lo que podría ser trasladado o interpretado al grado de que la música es capaz de causar fuertes impactos sentimentales en el oyente, hasta el grado de llevarlo a las lágrimas o a la agitación y emoción.

En los primeros versos de la siguiente estrofa, cada uno de los narradores centra su atención en diferentes situaciones. Mientras que el narrador expresa que Ella lo acompaña a donde quiera que va (hoteles, en su propia piel), la narradora menciona que realmente pasa malos momentos cuando Ella se encuentra ausente y, en cambio, alegra e ilumina su día cuando está presente. Asimismo, ambos narradores concuerdan en que a través de Ella son capaces de expresar sus penas y su sentir (“y ella canta en mi garganta mis penas más negras de espanto”).

La estrofa siguiente se encuentra dedicada a recalcar que ambos narradores viven específicamente para Ella, pudiendo considerarla como lo más importante en su vida (“la protagonista es ella también”), así como un motivo para seguir adelante. La canción continúa recalcando que Ella los acompaña a todos lados (“desde un palco o contra un muro”) y que les brinda el consuelo y las atenciones emocionales que requieren (“en el trance más oscuro”).

En las últimas estrofas, cerca de la revelación de la identidad de Ella, los narradores se sinceran completamente explicando que Ella los guía en los momentos más difíciles orientándolos (“va dándome siempre la salida”) y, de igual manera, los acompaña en los momentos especiales y trascendentes de su vida (“noches de amor y libertad”). Tras anunciar que se han estado refiriendo a la música en este homenaje, la canción concluye con la reafirmación por parte de los narradores de que viven, enteramente, por y para esa fiel y sincera compañera que es la música.

 

Análisis de la música:

 

La musicalización de “Vivo por ella” se encuentra en la frontera entre la música pop y la ópera, pudiendo identificar, evidentemente, que el papel protagónico se encuentra ocupado por el mensaje lírico expresado a través de las voces de Andrea Bocelli y Marta Sánchez. Durante las primeras estrofas de la canción, el piano acompaña a las voces con unos sutiles acordes.

Será hasta el final de la segunda estrofa en donde incursione el bajo eléctrico adicionándose a los acordes del piano. La guitarra eléctrica y la batería se incorporarán a los demás instrumentos durante la cuarta estrofa, donde la intensidad y el ritmo de las interpretaciones vocales aumenta considerablemente. Conforme la canción prosigue y se aproxima el clímax de la misma, es posible identificar la presencia de un ensamble de cuerdas en el cual predomina el violín.

La musicalización utilizada en las primeras estrofas se recupera cerca de la revelación de la identidad de Ella, quedando silenciados, por un momento, aquellos instrumentos ajenos al piano y al bajo. Sin duda alguna, las interpretaciones de Bocelli y Sánchez hacen de “Vivo por ella” una de las canciones y duetos más importantes y reconocidas de los últimos años del siglo XX.  

 

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax