© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

Total Eclipse of the HeartBonnie Tyler

Ficha Técnica

Título de la canción: Total Eclipse of the Heart.

Cantante: Bonnie Tyler.

Álbum: Faster than the Speed of Night.

CompositorJim Steinman.

Disquera: Columbia Records.
Año: 1983.

Género musical: Pop.

Análisis​

 

 

Análisis de la lírica:

Total Eclipse of the Heart es, sin duda alguna, una de las canciones más famosas de la década de los ochenta. Además de la versión original interpretada por Bonnie Tyler, esta composición ha sido traducida a varios idiomas y siguen realizándose numerosas versiones de este clásico año tras año. 

La historia que se narra en esta canción se encuentra contada por una mujer que sufre, en demasía, las consecuencias de una ruptura amorosa. La soledad y los recuerdos de lo que vivió con aquella persona especial en el pasado siguen atormentándola. Ahora, únicamente le pide que se dé la vuelta a mirarla nuevamente como lo hizo anteriormente; no obstante, ella sabe que esto nunca ocurrirá porque se ha presentado un eclipse total en su corazón donde ella jamás podrá volver a brillar para los ojos de él. 

En la mayoría de las estrofas es recurrente el verso “Turn around” (Date la vuelta), el cual es interpretado por una voz masculina. Esta frase podría contar con dos interpretaciones: 1) la narradora le pide a la otra persona que vuelva a mirarla nuevamente como antes lo hacía o 2) una petición de su ex pareja —incluso se escucha la voz de un varón— para que la protagonista dé la media vuelta y deje de insistirle. 

A continuación se comenzará con el análisis de cada una de las estrofas omitiendo estos versos intercalados que ya se han explicado en el párrafo anterior. En la primera estrofa, la narradora expresa cuál es su estado actual, ella se siente bastante solitaria y esto se agrava cuando recuerda que él —su antigua pareja— nunca volverá a su lado. La soledad la agobia en demasía y la tiene envuelta en una profunda depresión en donde ella ya se ha cansado de llorar y de “escuchar cómo caen sus lágrimas”. 

Además de la soledad, los recuerdos son los principales enemigos de la narradora, ya que le hacen creer que los mejores años de su vida se han ido para siempre y que ahora sólo le esperan años de sufrimiento rememorando todo lo acontecido. Estas crisis se agravan en el momento en que ella recuerda cómo la miraba aquella persona especial con sus ojos brillantes, cosa que es lo que —realmente— la hace derrumbarse ante la idea de que las cosas han cambiado y que no podrán ser como antes. 

En la segunda estrofa, la protagonista cuenta que, constantemente, se encuentra inquieta y que sueña con atreverse a hacer algo “salvaje”, cosa que podría ser entendida como su deseo de regresar a pedirle que retomen su relación. Ella se siente abatida y desvalida, pero al mismo tiempo siente furia y miedo por todo lo que ha ocurrido. Tiene miedo de poder rehacer su vida, se siente furiosa porque —seguramente— ella fue la causante del rompimiento y desvalida porque no hay nada que pueda hacer para remediar lo ocurrido. 

Ya en el coro, la dinámica de la canción cambia bastante desapareciendo la voz masculina que alternaba con algunos versos. En estas estrofas que conforman el coro, se da el quiebre emocional de la narradora, ya que confiesa que necesita que su antigua pareja regrese a su lado esa misma noche; incluso menciona que lo necesita más que antes. Esto, seguramente, a que con la distancia y el sufrimiento se ha percatado que él era realmente valioso para ella. 

Ella le comenta que si él decide abrazarla una vez más, esto será para siempre, esto no sería ningún error, ya que están destinados a pasar el resto de su vida juntos. Estos versos permiten apreciar cuál es la concepción que tiene la narradora de la situación, da a entender que se trataba de una relación idílica, únicamente faltaría obtener la visión del otro individuo implicado para poder contrastarla con la de la protagonista, pero si él no ha decidido aceptarla nuevamente podría tener motivos para no hacerlo. 

Asimismo, la protagonista menciona que el amor que sigue sintiendo hacia él se hacia él se ha convertido en una sombra que la rodea a todo momento. Se ha obsesionado y desea, fervientemente, regresar a su lado y los mismos recuerdos la conducen a esta especie de crisis de ansiedad donde ella no sabe qué hacer a continuación y siente que vive en una continua obscuridad. Todo esto queda sintetizado en el último verso de una de las estrofas del coro: “We’re livin’ in a powder keg and givin’ off sparks” (Estamos viviendo en un barril de pólvora que está haciendo chispas), ambos se encuentran en un estado de cierta pasividad afectiva y únicamente basta una chispa para que el amor que profesaban el uno hacia el otro pueda reactivarse. 

La narradora continúa insistiendo que desea verlo esa noche, si él acepta esa noche escribirían el primer día del “para siempre”, ya que no volvería a cometer los errores de antaño. No obstante, se da a entender la negativa por parte de él, ya que la protagonista cambia por completo el sentido de los siguientes versos de la canción dando a entender que alguna vez ella estuvo completamente enamorada, pero ahora se cae en pedazos sin poder hacer nada para solucionarlo. En su corazón se ha presentado un eclipse eterno que le impide volver a amar, pero que deja ver un pequeño halo de luz que le recuerda el amor que añora y le atormenta, a la vez. Alguna vez tuvo para ella toda esa luz que se deja entrever, pero ahora sólo quedan los recuerdos: “Now there’s only love in the dark” (Ahora sólo hay amor en la obscuridad). 

Una última estrofa continúa expresando la melancolía de la narradora ante la imposibilidad de recuperar lo que perdió debido a ese eclipse total y absoluto que se presentó en su corazón. Ella valora que su antigua pareja fue la única persona capaz de valorarla y apreciarla por lo que realmente es, por esto mismo ella lo sigue teniendo en una alta estima donde, incluso, ella estaría dispuesta a darlo todo por él. La canción concluye con varias súplicas de que aquella persona con los ojos brillantes dé la media vuelta para mirarla nuevamente.

 

Análisis de la música:

La estructura musical de esta canción resulta bastante interesante, ya que en casi todas las estrofas se presentan dos líneas vocales conformadas por una voz masculina que repite el mismo verso y por Bonnie Tyler que es la que va narrando, realmente, la situación. 

Desde el inicio es posible distinguir los acordes de un piano —seguramente creado a través de un sintetizador— que no tardan en verse acompañados por las dos voces que llevan las riendas de la canción. Este esquema se encuentra presente hasta llegar a la segunda estrofa donde es posible apreciar cómo se van uniendo más instrumentos como la batería, guitarras y bajos eléctricos. Conforme va llegando al coro, la voz masculina queda sustituida por un coro de voces del mismo sexo, cosa que añade mayor vivacidad a la canción. 

En el coro, las segundas voces adquieren un nuevo papel en donde se limitan a repetir algunos versos o palabras de la voz guía. Antes de llegar a la segunda parte de la canción se recupera el ritmo presentado al inicio y a través de un breve intermedio musical donde se distinguen algunas percusiones como cascabeles y castañuelas. Tras esto llega el que podría ser considerado el clímax de la canción. Esta composición termina perdiendo la intensidad y velocidad que había adquirido, vinculándose a la perfección con lo que es narrado en la lírica. 

 

 

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax