© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

These Boots are made for walkin'- Nancy Sinatra

Ficha Técnica

Título de la canción: These Boots are made for walkin'.

Cantante: Nancy Sinatra.

Álbum: Boots.

Compositor: Lee Hazlewood.

Disquera: Reprise Records.
Año: 1966.

Género musical: Country Pop.

Análisis​

 

Análisis de la lírica:

These Boots are made for walkin’ es, quizás, la canción más representativa de la hija del famoso cantante Frank Sinatra, Nancy Sinatra. Se trata de una composición creada, específicamente, para la cantante por Lee Hazlewood. Asimismo, esta pieza musical ha logrado trascender a lo largo del tiempo y es recordada, con cierto aire nostálgico, como uno de los principales referentes de la música de los sesenta.
Detrás de la que podría considerarse como una canción superficial y con cierto toque picaresco o rebelde propio de la década de los sesenta, These Boots are made for walkin’ es una composición que se centra en la decisión que ha tomado la mujer narradora de dar por terminada una relación —se ignora si se trata de un noviazgo o de un matrimonio— tras percatarse de los engaños y vicios de su pareja.
En la primera estrofa se habla, directamente, de la infidelidad que perjudica a la protagonista de la canción. La canción se encuentra narrada de manera que pareciera tratarse de una confrontación directa entre la narradora y su pareja, a la que le recrimina todos sus excesos y abusos. En este momento de la composición, la protagonista lo cuestiona acerca del amor que supuestamente él profesa hacia ella, le pide que confiese —de manera clara— que ha estado viendo a otra mujer y otorgándole este “amor” que tanto presumía de brindarle a la narradora.
La protagonista le revela que ella está enterada de sus aventuras y líos amorosos con otra mujer que, ahora, está obteniendo lo mejor que su pareja puede ofrecerle. Ante esto, la narradora sopesa la idea de alejarse de esa relación que le ha causado varios problemas, no estando dispuesta a brindar segundas oportunidades —seguramente ya lo ha hecho anteriormente sin ver un cambio en su pareja. Es en este punto donde cobra un gran significado el título de la canción. Las botas que la protagonista porta algún día caminarán sobre su pareja. Esto puede entenderse en dos sentidos: 1) las botas representan el andar y el movimiento de la narradora; por lo tanto, las botas pasando sobre su pareja simbolizan el hecho de dejarlo atrás en su vida (superarlo) o 2) con aquellas botas —las cuales adquieren cierto atributo de decisión y fuerza— pisará a su pareja demostrándole que, como él lo ha hecho, ella también es capaz de infringirle gran daño.
Algo que vale la pena destacar es el hecho de que se menciona en esta estrofa —al igual que en las siguientes— que, algún día, la narradora tomará la decisión de emprender la marcha con sus botas. Es decir, todavía no lo ha decidido por completo, sino que sigue siendo un plan.
En la segunda estrofa se deja a un lado la infidelidad para pasar a otro de los vicios de su pareja: las apuestas y las mentiras. La narradora se ha percatado y está consciente de todas las mentiras que su pareja le ha dicho. Asimismo, él continúa perdiendo a pesar de que sabe que no debería hacerlo. Se da a entender que la protagonista le ha reprochado esto en numerosas ocasiones y él continúa comportándose de la misma manera nociva para él y para su relación.
Será en la tercera estrofa en donde se presente cierta “venganza” o justicia por parte de la narradora. Ella se dirige a su pareja diciéndole que en vista a que él continúa “jugando” en donde no debería y pensando en que jamás podrá “quemarse” en el juego del que es partícipe, ella ha decidido tomar cartas en el asunto. Seguramente, él ya se había acostumbrado a una postura reservada y pacífica por parte de la protagonista, por lo que seguía incurriendo en las mismas situaciones que ella le reprochaba.
Sin embargo, la narradora le menciona que ha encontrado una nueva caja de cerillos. Esto podría vincularse con lo mencionado en versos anteriores en donde su pareja creía, falsamente, que no podría quemarse en su juego. Sin embargo, también podría interpretarse la idea de los cerillos como el nacimiento de una nueva “chispa” o “fuego” en la vida de la protagonista; es decir, ella también ha decidido experimentar en búsqueda de todo aquello que no encuentra en su pareja actual al no ser correspondida del todo.
Ella le “presume” a su, ahora, antigua pareja que su nuevo compañero ha aprendido —se entiende que en relativo poco tiempo— todo aquello que a él le ha sido imposible aprender. Es decir, el nuevo individuo realmente la valora y le da el lugar que se merece a su lado. Es así como la protagonista decidió dar el primer paso —con sus botas— a su nueva vida lejos de aquello que la atormentaba. “Are you ready, boots? Start walking”.

 

Análisis de la música:

Si algo distingue a These Boots are made for walkin’ es su peculiar musicalización con un inolvidable arreglo country-pop en donde el bajo eléctrico ocupa un papel indispensable, el cual ha sido retomado en los diferentes covers de esta pieza musical. Tras una breve introducción en donde este instrumento y el pandero sobresalen sobre los demás instrumentos, comienza la primera estrofa con la característica voz de Nancy Sinatra.
Con cierto aire o toque seductor y a la vez decidida, la interpretación de Nancy Sinatra acompañada ahora también por la guitarra eléctrica, la batería y algunos instrumentos de viento —posiblemente una trompeta o un trombón bastante sutil— va conduciendo al oyente hasta el desenlace de la situación que está siendo narrada por la lírica. Será hasta el final de la pieza musical en donde los instrumentos de viento adquieran una mayor presencia, la cual termina con un rápido morendo.

 

 

 

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.