© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

Rehab- Amy Winehouse

Ficha Técnica

Título de la canción: Rehab.

Cantante: Amy Winehouse.

Álbum: Back to Black.

CompositoraAmy Winehouse.

Disquera: Island Records.
Año: 2006

Género musical: Soul, R&B.

Análisis​

 

Análisis de la lírica:

Rehab es, sin duda alguna, una de las canciones más famosas de la difunta cantante británica Amy Winehouse. Esta pieza musical ganó tres premios Grammy por Mejor Grabación del Año, Canción del Año y Mejor Interpretación Vocal Pop Femenina. Esta composición de Winehouse cuenta con diversas interpretaciones acerca del significado de su lírica. En ocasiones, ha llegado a pensarse que era una canción que Amy dedicó a su disquera quien le recomendó que se internara para rehabilitarse debido al problema que tenía con el alcohol. 

Sin embargo, para este análisis no se tomará en cuenta la cuestión auto-biográfica presente en la lírica de Rehab, sino que se considerará como un material independiente. En la primera estrofa se introduce, directamente, al oyente a la situación a la que se enfrenta la protagonista. Otras personas —a las que se refiere como “ellos”— han intentado convencerla de que se interne en un centro de atención para adictos para poder rehabilitarse. No obstante, la narradora se niega rotundamente a hacerlo, ya que no considera tener un problema con el alcohol. 

De manera algo irónica, la protagonista confiesa que sí ha llegado a perder el conocimiento en más de una ocasión, pero esto no le causa un gran conflicto, ya que cuando vuelve en sí no recuerda lo que hizo en realidad. Asimismo, la narradora considera que no tiene el tiempo para recluirse en un centro de rehabilitación, ya que tiene otras cosas más importantes que atender. 

Incluso, de manera algo contradictoria, la narradora llega a decirle a las “otras” personas que si su padre considera que ella se encuentra bien es porque no necesita, realmente, de la rehabilitación. Tras esto, ella confiesa que su mismo progenitor ha intentado convencerla de internarse, también. 

En cambio, la protagonista prefiere permanecer en su casa acompañada por Ray y por Mr. Hathaway —a los que llega a considerar como sus mentores— que internarse por setenta días en un centro de rehabilitación. En este fragmento de la canción se hace alusión a Ray Charles, un cantante soul que fue arrestado por posesión de drogas y fue ampliamente conocido por su problema de drogadicción. Por otra parte, figura el nombre de Donny Hathaway, también un cantante y pianista soul, que fue conocido por padecer profundas depresión y que terminó suicidándose en Nueva York. En síntesis, la mención de estos dos personajes se vinculan con la vida de excesos que lleva la protagonista, los excesos se reflejan a partir de la figura de Ray Charles, mientras que la depresión que llega a padecer es representada por Mr. Hathaway.

El hecho de considerar a estos dos personajes como sus mentores se refuerza en los siguientes dos versos en los que la narradora afirma que no aprendió mucho en las clases (en la escuela) y está consciente de que no puede aprender a través de un shot (de la bebida). Teniendo a Ray Charles y a Donny Hathaway como mentores no existe nada que otras personas (los rehabilitadores) puedan enseñarle.  

Después de esto se presenta una repetición de los primeros versos de la canción. Tras esto es posible encontrarse con un cambio importante en la narración (tanto en espacio y en tiempo). Ahora, pareciera que la protagonista se encuentra con un médico, psicólogo, psiquiatra o especialista en adicciones. En la lírica se hace referencia a una supuesta conversación —consulta— entre ambos. Él le pregunta a ella por qué piensa que se encuentra en este lugar, a lo que la narradora se limita a contestar que no tiene idea; dando a entender que niega su condición. 

Sin embargo, en los siguientes versos se aprecia un conato de sinceridad en la protagonista, ya que confiesa que teme perder a su bebé (a su pareja), situación que la lleva a tener siempre una botella a su lado. Esto mismo hace que la otra persona no la envíe a rehabilitación, sino que se limita a brindar un diagnóstico en donde considera que la protagonista se encuentra, únicamente, deprimida —situación que concuerda con la mención de Hathaway— y que encuentra en la bebida un consuelo a esto. 

Pareciera que la misma protagonista intenta justificar su alcoholismo a través de una aparente depresión, ya que en los siguientes versos mencionará que no quiere beber nunca más, lo único que necesita es una amistad estable para que los demás piensen que ha sentado cabeza y dejado atrás la adicción. Esto da a entender que la narradora no tiene amistades estables debido a su mismo problema, así que busca, a toda costa, “disimular” su condición para que los demás dejen de juzgarla y, sobre todo, para librarse de la presión de ser internada para rehabilitación. 

La narradora reafirma su interés de enmascarar su adicción detrás de la depresión en los siguientes versos en donde ella dice que no es el orgullo lo que le impide aceptar que necesita de la rehabilitación, sino que ella está cien por ciento segura de que su problema con el alcohol se verá solucionado cuando sus lágrimas se hayan secado: cuando haya superado la depresión.

 

Análisis de la música:

La musicalización de Rehab se enmarca dentro del los cánones propios de la música soul y del R&B. Gran parte de la carga musical recae en instrumentos de viento como el trombón y la trompeta que se encuentran presentes en casi todo momento de la interpretación. 

Otro elemento que añade un efecto musical interesante a la canción es la constante repetición de palabras en la lírica (no-no-no / go-go-go). Sin embargo, como en todas las piezas musicales propias del soul, gran parte del ritmo recae en la misma interpretación vocal que, en este caso, posicionó a Amy Winehouse como una de las grandes exponentes del género musical en el siglo XXI.

 

 

 

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax