© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

Pop- La Oreja de Van Gogh

Ficha Técnica

Título de la canción: Pop.

Grupo: La Oreja de Van Gogh.

Álbum: El viaje de Copperpot.

CompositoresPablo Benegas, Amaia Montero, Xabi San Martín.

Disquera: Sony BMG.
Año: 2000.

Género musical: Electropop, Pop.

Análisis​

 

Análisis de la lírica:

La canción Pop del grupo español La Oreja de Van Gogh presenta una poderosa crítica a las grandes estrellas y divas de este género musical. De manera muy general, dentro de la lírica se critica la superficialidad que puede encontrarse presente en estos personajes y sobre todo, el hecho de que se pueden olvidar del mundo que los rodea preocupándose únicamente por el desarrollo de sus respectivas carreras musicales.  

En cuanto a la narración, la lírica se encuentra narrada en segunda persona del singular haciendo alusión al hecho de que el narrador es el manager de la diva del pop a la que se hace mención a lo largo de toda la composición. En este caso, el manager le brinda ciertos “consejos” a su estrella para asegurarse de que continúe avanzando por el pedregoso camino del éxito musical. 

A lo largo de la primera estrofa, el narrador-manager hace referencia al momento en que tuvo la “fortuna” de conseguir convertirse en el manager o asesor de la estrella del pop a la que se menciona en la canción. En los primeros cuatro versos, el narrador se encarga de enlistar los talentos que posee esta mujer buscando, seguramente, congraciarse con ella y ser elegido como su representante artístico. Entre las bondades que destaca de ella se encuentra el hecho de que posee cierto talento, es culta, tiene las manos bien cuidadas, es políglota —estudia y habla francés—, canta, actúa, pinta, tiene dotes de poeta; a grandes rasgos, como bien se menciona, es una persona que es capaz de desenvolverse satisfactoriamente en el mundo artístico. 

El manager continúa congraciándose con esta mujer mencionándole que tiene un gran camino por delante, es una artista nata y con gran poder. Lo único que le pide el narrador es que le regale una firma —que firme un contrato con él para convertirlo en su representante— para cambiar por completo su vida. En este punto se puede entender que la artista ha sido apenas descubierta por este individuo; es decir, todavía no gozaba de fama, pero aún así, él ve en esta mujer todo el potencial para convertirla en una gran estrella. El manager está convencido del éxito de ésta, razón por la cual le asegura que sólo necesita su firma para transformar su vida por completo y que, así, resultará muy fácil triunfar. Cabe señalar que, evidentemente, detrás de las intenciones del narrador de guiar a esta artista por las sendas de la fama, se encuentra la búsqueda de grandes ingresos económicos por su parte; en cierto modo, se trata de una relación artística-comercial en donde ambos ganarán. 

Tras esta estrofa se presenta el coro de la canción en donde se aprecia un salto en el tiempo a un momento en el que la mujer se ha convertido, ya, en una gran artista, hasta el grado en que se le otorga el título de “reina del pop”. Asimismo, en la lírica del estribillo se presenta un cambio de narrador, ya no se trata del manager que se encuentra brindándole llamativos elogios y promesas a una artista ansiosa por saltar a la fama, sino que se trata de un narrador desconocido en el que reside la voz crítica de la canción. 

La crítica se encuentra inserta en el coro en donde se refiere a la artista como la reina del pop. Se menciona que se trata únicamente de una diva —haciendo referencia al carácter que ha adquirido con cierta pedantería y desprecio hacia los demás (a los cuales considera inferiores)— que renunció a su verdadero nombre, adoptando ahora su nombre artístico, luchando por cumplir aquellos sueños —tanto artísticos como económicos— que tanto la ilusionaban al momento en el que deseaba darse a conocer. 

Asimismo, la crítica prosigue con la mención de que esta diva sin nombre se encuentra compuesta, principalmente, por facturas y alcohol. Esto hace referencia al hecho de que este personaje se ha convertido en una fuente de ingresos permanente y, por otra parte, a los vicios (el alcoholismo) que ha adquirido inmersa en el mundo del espectáculo y de la fama. 

Sin duda alguna, la parte más severa de esta crítica radica en los dos últimos versos del coro: “Una foto borrosa, una flor sin olor”. El primero de ellos compara a la artista con una foto borrosa, esto hace alusión al hecho de que podrá figurar en diferentes medios y fotografías; sin embargo, su imagen será borrosa debido al hecho de que no se muestra tal cual es, sino que muestra ante la sociedad la imagen de aquella diva superior a todos los demás. El segundo verso construye un símil de la cantante con una flor sin olor, esto se refiere a que podrá lucir tan bella y radiante como una flor; no obstante, podrá poseer la belleza, pero permanecerá incompleta porque le falta el olor o, en otros términos, su esencia (o alma) como persona, elementos a los que renunció al momento de firmar el contrato que su manager le propuso y de estar dispuesta a seguir todos los pasos que éste le enunció como receta para tener éxito, fama y triunfar en el medio artístico. 

El narrador identificado como el manager regresa a la canción al momento en que comienza la segunda estrofa, éste continúa la narración al momento en que la cantante ha decidido firmar el contrato. Ahora, él continúa motivándola al mencionarle todos los beneficios que tendrá siendo la gran estrella del mundo del espectáculo. Uno de los primeros argumentos que no tardan en salir a la luz es el que se relaciona con el aspecto económico buscando, seguramente, agitar cierta codicia dentro de ella: “Piensa en qué vas a gastar todo ese dinero que vas a ganar”. 

El manager busca afianzar su puesto como representante artístico al mencionar que la admira en demasía y da a entender que en él, la cantante siempre encontrará a su más grande admirador que siempre la escuchará y aplaudirá cada uno de sus triunfos. Todo eso, para pedirle que nunca se olvide de quiénes fueron las primeras personas que confiaron en ella, que la acompañaron desde el inicio y que la instruyeron al momento de involucrarse en el mundo de la fama. En estos tres versos, lo que hace el narrador es pedirle que siempre lo tenga en un puesto privilegiado, velando, obviamente, por sus propios intereses. 

En contraparte, el narrador también alecciona a la cantante acerca de cómo debe comportarse con los demás. Es en este punto de la canción en el que se le enseña a la nueva artista cómo debe actuar una diva. Entre los consejos que le brinda su manager se encuentra el hecho de que ella no debe permitir que la gente la vea a los ojos; es decir, siempre debe comunicar y transmitir una supuesta superioridad que sea capaz de intimidar a todo aquél que busque aproximarse a ella. Ante todo y en cualquier momento, ella debe ser quien tenga el control de la situación, ya que los demás son inferiores frente a ella. 

Pop es una mordaz e interesante canción que busca comunicar una crítica a las grandes estrellas del mundo de la música haciendo uso, de una composición enmarcada en el mismo género musical como mejor medio y arma para hacerla llegar a sus destinatarios.

 

Análisis de la música:

La musicalización de Pop se enmarca, valga la redundancia, en los principios y características del género musical al que pertenece. Sin embargo, se presentan algunos guiños al electro-pop a través de la utilización del sintetizador que llega a ocupar un papel importante entre los demás instrumentos en varios momentos de la canción. La batería, la guitarra eléctrica y el bajo son otros tres instrumentos que se escuchan en todo momento. Al llegar el coro es posible distinguir también el sonido de unas palmas. La canción concluye tras la repetición constante del último verso de la lírica.

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax