© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

Like a Prayer- Madonna

Ficha Técnica

Título de la canción: Like a Prayer.

Cantante: Madonna.

Álbum: Like a Prayer.

CompositoresMadonna, Patrick Leonard.

Disquera: Sire Records, Warner Bros.
Año: 1989.

Género musical: Pop Rock, Gospel.

Análisis​

 

“Like a Prayer” es una de las canciones más populares de la cantante Madonna y que figuró en numerosas listas de éxitos cuando fue lanzada al mercado. A la vez, esta composición generó bastante polémica en 1989, ya que —gracias al vídeo musical— llegó a ser considerada como una burla por parte de la cantante hacia la religión. Sin embargo, Madonna ha asegurado en varias entrevistas que no buscaba ofender al culto cristiano con su canción.

 

Análisis de la letra:

En esta canción se pueden obtener dos posibles interpretaciones de la lírica: 1) se trata de una revelación religiosa y espiritual que la narradora está experimentando al aproximarse a la religión o 2) también pudiera ser entendida como una relación sentimental en donde la protagonista considera su vínculo amoroso como algo celestial o divino. A continuación se procederá a realizar el análisis de la lírica considerando ambas posturas que han sido respaldadas por la misma intérprete y compositora. 

En la primera estrofa, Madonna comienza a interpretar la lírica afirmando que la vida es un misterio en sí misma (porque nunca se sabe qué puede ocurrir a continuación), se ha dado cuenta —probablemente después de muchas experiencias personales— que todo mundo debe aprender a sobrevivir por su propia cuenta y no depender al cien por ciento de otras personas. 

Posteriormente en la misma estrofa, menciona que “lo” escucha llamarla por su nombre y ella, inmediatamente, se siente en su verdadero hogar. De acuerdo a las dos posibles interpretaciones sugeridas en el primer párrafo, se podría pensar que ella encontró a Dios en su camino y que ahí ha encontrado las respuestas a todos los misterios que le prepara la vida. Por otra parte, podría tratarse de aquella persona a la que la protagonista idolatra que la hace sentir realmente tranquila y se deja de preocupar por el futuro cuando está a su lado. 

La siguiente estrofa —que es también el coro de la canción— se presentan los sentimientos que profesa la narradora hacia Dios o hacia la otra persona. Afirma que cuando él la llama por su nombre pareciera que se trata de una breve plegaria u oración. Asimismo, la protagonista se arrodilla sintiendo el poder que el otro ejerce sobre ella y le asegura que desea llevarlo con ella. Aunque el coro no resulta muy explícito en cuanto al verdadero significado de la lírica, es posible distinguir que los compositores realizaron numerosas vinculaciones a la religión —no se ha determinado si deben ser consideradas de manera textual o metafórica— como lo son el hecho de mencionar las plegarias y el acto de arrodillarse. 

Siguiendo el hilo religioso, el coro podría ser entendido como el llamado mismo que experimenta la protagonista que, al ser “contactada” por la divinidad se limita a arrodillarse consiente del gran poder que pueden ejercer sobre ella y afirma que ahora Dios se ha convertido en parte de su vida y que siempre lo llevará con ella. Ahora, con la segunda postura, se podría decir que el simple hecho que la otra persona mencione el nombre de la protagonista hace que ella se muestre conquistada inmediatamente y dispuesta a todo. Idolatra tanto al otro individuo que está dispuesta a arrodillarse ante él y lo llevará consigo —en su corazón— a todas partes. 

Ya en la segunda estrofa la narradora menciona que cuando escucha la voz del otro le pareciera que se trata del suspiro de un ángel. Cuando esto ocurre, ella se ve indefensa y sin otro camino, tras escucharlo siente que está volando debido a todo el cúmulo de sentimientos y emociones que acuden súbitamente a su mente. Por esto le pide a Dios que la ayude porque siente que se está cayendo del cielo. Nuevamente, de acuerdo a la primera postura, cuando recibe el llamado religioso no sabe cómo reaccionar propiamente a él y se muestra confundida. Por otra parte, si se trata de otro individuo, éste es capaz de conquistarla por completo y de dejarla estupefacta; ella pierde su rumbo y todo sentido de la realidad cuando está con él, por esto compara su voz con el suspiro de un ángel. La otra persona la envuelve y la protagonista —al verse sin escapatoria alguna— pide a Dios que la ayude. 

Tras otra repetición del coro, las ideas manejadas en la segunda estrofa continúan en la tercera en donde se menciona que la protagonista se siente como un niño cuando el otro le susurra suavemente y porque la dominan por completo. Las emociones que ella experimenta en esta especie de trance son descritas a detalle cuando se menciona que todo pareciera transformarse en un sueño que no tiene principio ni final; únicamente ella cuenta con su compañía en ese lugar. 

Siguiendo la explicación religiosa, cuando la divinidad entra en contacto con la narradora, ella está consciente de que Él tiene el control y dominio sobre ella, ha quedado transformada en un niño que debe limitarse a acatar las órdenes que recibe. Ese encuentro religioso lo ve como un sueño en donde el espacio y el tiempo desaparecen para ella, sintiéndose acompañada sólo por la presencia de Dios. Ahora, si se tratara de una persona, él es capaz de transportarla a un mundo en donde se olvida de todo lo que la rodea. La protagonista, por su parte, se limita a obedecerlo, ya que sabe que él la cuidará y que siempre estará a su lado. 

Casi al final de la canción se presenta otra estrofa en donde la narradora menciona varios versos describiendo a la divinidad o a la otra persona. Afirma que —en ambos casos posibles— la voz del otro es capaz de transportarla a un lugar idílico, “él” es como una musa para ella ya que constantemente la inspira y anima a seguir adelante. Sin embargo, a la vez es un misterio que podría llegar a ser confundido con un sueño en donde su esencia permanezca borrosa o no sea del todo perceptible. La narradora afirma que no tiene otra opción aparte de dejarse llevar por la voz que la guía hasta ese lugar, guiándola como si se tratara de una plegaria. 

Concluir si la lírica se encuentra describiendo un encuentro religioso de la protagonista o una relación que ella sostiene resulta muy precipitado, ya que la misma Madonna se ha negado a explicar a qué se refiere en “Like a Prayer”. Sin embargo, es digno de destacar el uso de numerosas metáforas que hacen alusión a la religión para explicar la situación que se encuentra viviendo la narradora, una situación a la que ella considera obra de la divinidad.

 

Análisis de la música:

“Like a Prayer” comienza con la voz de Madonna acompañada por un órgano y un coro de voces muy por lo bajo. Al concluir la primera estrofa y al dar pie al coro de la canción se adicionan otros instrumentos propios del género como la batería, la guitarra eléctrica y el bajo. Otro aspecto muy peculiar de esta composición es la interrupción de la musicalización propia del pop rock para ser reemplazada por una propia del género gospel donde el órgano y el coro de voces adquieren mayor importancia sobre los demás instrumentos. 

Incluso, en el vídeo musical y en la misma lírica —“Let the choir sing”— se da el espacio para el coro gospel donde el conjunto de voces se contrapone al de la intérprete añadiendo mayor intensidad a la canción. La música elegida para esta composición es capaz de transmitir a la perfección lo descrito por la lírica, una situación en donde pareciera que la narradora está teniendo una experiencia religiosa. Se da una transición de una música propia de una plegaria o canto religioso al peculiar estilo de la Reina del Pop.

 

 

 

 

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax