© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

Las luces de esta ciudad- División Minúscula

Como segunda entrada quise escribir sobre una de mis canciones predilectas, antes de analizarla me gustaría justificar el por qué: primero creo que habla muy bien de un conflicto humano en el proceso de identidad. Segundo explica sus fallos y contradicciones, pero todos ellos necesarios en el proceso.

Análisis de la letra:
La primera estrofa nos habla de aquella fatídica parte cuando la cruda (ya sea etílica o moral) nos obliga a pedirle una disculpa a alguien, ya sea aquella persona en especial o a nuestro cuerpo, pero siendo sinceros la próxima semana o en cuanto se oculte el sol, volveremos a hacer eso, que nos tiene en tan mal estado.
La segunda estrofa debe partirse en dos, la primera parte reconoce que esas acciones que sólo nos lastiman, las hacemos para reírnos un rato. Y es que siendo sinceros muchos se han emborrachado estando conscientes de lo que es una cruda o cometido un acto impulsivo sabiendo sus consecuencias. La otra parte nos habla sin duda de aquel presentimiento, intuición o destello de inteligencia que nos acompaña en la resaca o cruda moral  HAY ALGO MÁS APARTE DE REVENTARSE.
Pero todo aquel que está en este ciclo debe hacer que los demás entiendan que cuando estás metido en esta disyuntiva lo mejor es no opinar, porque en cuanto das el consejo o la petición, la terquedad, el afán de tener un buen rato o esa rara esperanza de que un mal hábito rinda frutos y se convierta milagrosamente en algo bueno nos llevarán a no escucharlo o hacer exactamente lo contrario. Esa es la idea del coro de la canción, idea que se repite varias veces, para dejar en claro que es el problema de uno mismo y que la solución está nada más en uno.
La cuarta estrofa nos habla de cuando este ciclo empieza a cobrar sus cuentas, cuando uno deja de asistir a ciertos eventos ya sea con un grupo o una personal en especial (quien sí se preocupa por uno) por este gusto de seguir ese placer culposo. Pero también contiene la parte que alimenta al ciclo el poder estar con alguien o con esa gotita de esperanza que la canción explica con “hacerle el amor” a ese alguien, alguien de quien no se da su nombre, pues dicha esperanza o personaje salvador también se disuelve, pero las luces de esta ciudad, las luciérnagas de neón y una luna taciturna nos dicen “hay que envolvernos en el momento” así que no lo podemos evitar y caemos en alguien, de quien no recordaremos su nombre.
La quinta estrofa habla del duelo, del “no te preocupes” yo estoy por ahí, yo estoy bien, pero sé también que no estoy bien y si sigo en estos pasos no es por esconderme de ellos, sino de ti, para que no me veas así. Esta la escribo en personal porque mucho tiempo me identifique con esto, cuando uno hace las cosas mal y tiene a esa persona o esa persona es el problema, no quieres que se dé cuenta, de tu estado y de que la necesitas para salir del mismo.
Volvemos al coro, aquel coro que nos recuerda que nosotros estamos bien, que del consejo haremos lo contrario para demostrarlo, pero también sabemos que no estamos bien, y que sí eso lo hacemos, es por terquedad. No es algo personal es sólo que “no soy tan joven menos tan viejo”, no soy tan joven para que me digan que hacer, pero no soy tan viejo para no cometer esta clase de errores, pero tengo la suficiente edad para saber cuándo ceder y no es hoy (mentira, sabes que es hoy, pero eres demasiado joven para reconocerlo y detenerte)
Por eso se repite el coro pero ahora en negativo pues hay que reconocer las cosas y a veces no puedes con ellas.
Sin duda es una de mis canciones favoritas, nos habla de aquel ciclo nocturno y de su factura al amanecer, en una etapa de nuestras vidas donde nos sabemos dueños de las mismas, pero nos conocemos ignorantes ante la noche y sus luces de ciudad.



Análisis de la música:
Lo reitero en ésta, mi segunda entrada, no soy músico pero siempre me ha gustado degustar de una buena pieza musical, la melodía hace un buen contraste con la letra. Para dar a entender lo coherente que es la contradicción del no saber cuándo parar y las luces de esta ciudad que nos invita a seguir.







 

Por: Alejandro Escalante Iturriaga.

ÁLBUM

 

Ficha Técnica

Título de la canción: Las luces de esta ciudad. 
Grupo:
División Minúscula.
Álbum: 
Sirenas.

Compositores: División Minúscula.
Disquera:
Universal.
Año:
2008.
Género musical:
 Rock Alternativo.