© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

ENTREGA ESPECIAL

HIMNO NACIONAL MEXICANO

 

Análisis de la lírica.

La lírica de las estrofas tiene un gran valor simbólico, su escritura poética del siglo XIX tiene gran belleza, es de carácter bélico totalmente. A través del tiempo, nuestro idioma ha ido cambiando, evolucionando y, por qué no, deformándose, por lo mismo muchas palabras aquí utilizadas se han convertido en arcaísmos. Mismos que repetimos y entonamos en ceremonias cívicas sin saber siquiera cómo se escriben esas palabras y qué significan, esta es la triste realidad de gran parte del pueblo mexicano. 

En general el Himno Nacional Mexicano, como cualquier himno, busca sembrar en los habitantes de dicho país un sentimiento de unidad y de respeto hacia la madre patria. Esto lo hace en la mayoría de sus estrofas donde se “alecciona” al mexicano y se le invita a serle fiel a su país a defenderlo a toda costa. El compositor de la lírica se aseguró de incluir qué recompensas obtendrá el mexicano si protege a su país: tendrá un lugar asegurado en el paraíso y siempre será recordado como el héroe que fue. 

Cabe señalar que se trata de una composición cien por ciento dedicada a los varones, sólo se menciona a personajes masculinos. La única referencia a personas del sexo femenino se realiza en la estrofa VIII donde se dice que las esposas y las hijas deben encontrarse presentes para recibir a sus valerosos compañeros quienes arriesgaron o dieron la vida en el campo de batalla. 

Se encuentran presentes dos características principales propias del México del siglo XIX implícitas en la letra de este símbolo patrio. Se trataba de un país en extremo religioso y bélico. La mayoría de las estrofas versan acerca de cómo debe comportarse el soldado a la hora de la batalla y de la gloria que tendrá si cae muerto sirviendo a su país. Ahora analizaremos a detalle cada una de las estrofas que conforman este himno, considerado como el segundo más bello después de la Marsellesa francesa. 













 

Análisis de las estrofas:
 

Estrofas originales                                                           Análisis de las estrofas:

Coro 

Mexicanos al grito de guerra 

el acero aprestad y el bridón. 

Y retiemble en sus centros la tierra, 

al sonoro rugir del cañón. 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estrofa I 

Ciña ¡oh Patria! tus sienes de oliva 

de la paz el arcángel divino, 

que en el cielo tu eterno destino 

por el dedo de Dios se escribió. 

Mas si osare un extraño enemigo 

profanar con su planta tu suelo, 

piensa ¡oh Patria querida! que el cielo 

un soldado en cada hijo te dio. 

 

 

 

Estrofa II 

En sangrientos combates los viste 

por tu amor palpitando sus senos, 

arrostrar la metralla serenos, 

y la muerte o la gloria buscar. 

Si el recuerdo de antiguas hazañas 

de tus hijos inflama la mente, 

los recuerdos del triunfo tu frente, 

volverán inmortales a ornar. 

 

Estrofa III 

Como al golpe del rayo la encina, 

se derrumba hasta el hondo torrente, 

la discordia vencida, impotente, 

a los pies del arcángel cayó. 

Ya no más, de tus hijos la sangre, 

se derrame en contienda de hermanos; 

sólo encuentre el acero en sus manos 

quien tu nombre sagrado insultó. 

 

 

 

 

Estrofa IV 

Del guerrero inmortal de Zempoala 

te defiende la espada terrible, 

y sostiene su brazo invencible, 

tu sagrado pendón tricolor. 

Él será del feliz mexicano 

en la paz y en la guerra el caudillo. 

porque él supo sus armas de brillo 

circundar en los campos de honor. 

 

 

Estrofa V 

Guerra, guerra sin tregua al que intente 

de la Patria manchar los blasones, 

Guerra, guerra, los patrios pendones 

en las olas de sangre empapad. 

Guerra, guerra. En el monte, en el valle, 

los cañones horrísonos truenen, 

y los ecos sonoros resuenen 

con la voces de ¡Unión! ¡Libertad! 

 

 

Estrofa VI 

Antes, Patria, que inermes tu hijos, 

bajo el yugo su cuello dobleguen, 

tus campiñas con sangre se rieguen, 

sobre sangre se estampe su pie. 

Y tus templos, palacios y torres 

se derrumben con hórrido estruendo, 

y sus ruinas existan diciendo: 

De mil héroes la Patria aquí fue. 

 

 

 

 

Estrofa VII 

Si a la lid contra hueste enemiga, 

nos convoca la trompa guerrera, 

de Iturbide la sacra bandera, 

mexicanos, valientes seguid. 

Y a los fieles bridones les sirvan 

las vencidas enseñas de alfombra; 

los laureles del triunfo den sombra 

a la frente del Bravo Adalid. 

 

 

 

 

 

 

Estrofa VIII 

Vuelva altivo a los patrios hogares, 

el guerrero a cantar su victoria, 

ostentando las palmas de gloria 

que supiera en la lid conquistar. 

Tornaránse sus lauros sangrientos 

en guirnaldas de mirtos y rosas, 

que el amor de las hijas y esposas, 

también sabe a los bravos premiar. 

 

 

Estrofa IX 

Y el que al golpe de ardiente metralla, 

de la Patria en las aras sucumba, 

obtendrá en recompensa una tumba 

donde brille, de gloria, la luz. 

Y, de Iguala, la enseña querida 

a su espada sangrienta enlazada, 

de laurel inmortal coronada, 

formará de su fosa una cruz. 

 

 

 

 

Estrofa X 

¡Patria, Patria! tus hijos te juran 

exhalar en tus aras su aliento, 

si el clarín, con su bélico acento, 

los convoca a lidiar con valor. 

¡Para ti las guirnaldas de oliva! 

¡Un recuerdo para ellos de gloria! 

¡Un laurel para ti de victoria! 

¡Un sepulcro para ellos de honor!

 

Coro

El coro del Himno Nacional Mexicano comienza con el gentilicio “mexicanos”. Esta palabra sirve para indicar a quién está dirigido y además genera un sentimiento de comunidad entre los habitantes de México, saben que esta composición se dirige en específico a ellos por lo cual deben prestarle toda la atención posible. Se les invita a participar en la guerra para defender su patria, la tierra puede estar siendo destruida por las balas de los cañones pero el mexicano siempre debe estar dispuesto a servir a su patria. 

 

Estrofa I

En la primera estrofa se refuerza el sentimiento católico de México, se hace alusión directa a un arcángel divino. Se menciona a Dios mismo quien “escribió” cuál debía ser el destino del país en el cielo. Se dice que si un enemigo osara profanar o invadir el territorio mexicano los soldados deben apresurarse a expulsarlo de él. El cielo envió a los soldados con ese fin, proteger a México de cualquiera que amenace con acabar con su soberanía. 

 

Estrofa II

En esta estrofa nos hablan de las grandes peleas de sangre derramada por los mexicanos. De cómo su corazón palpitaba por ese amor tan grande a la patria, por el cual no les importaba perder la vida. Con tranquilidad poco a poco fueron librando varias batallas logrando siempre el triunfo y buscando la gloria ya que de esto están llenos los recuerdos. 

 

Estrofa III

Aquí nos dan el ejemplo de cómo un rayo golpea la madera de un árbol y éste cae inmediatamente, así tenía que ser derrotado el enemigo pero antes que nada los desacuerdos entre los mexicanos tenían que ser vencidos para no derramar la sangre entre ellos. Era mejor que se mantuvieran unidos para que así les fuera más fácil combatir al invasor, luchando siempre sólo contra quien intentara perjudicar al país u ofendiese a los símbolos patrios. 

 

 

Estrofa IV

En esta estrofa nos habla del general Antonio López de Santa Ana, quien fue visto como un gran guerrero por sus logros al defender al país. Nació en Zempoala Veracruz, luchó siempre con el poder de su espada y la fuerza en su brazo cargando el peso de todos los mexicanos, siendo líder en el bien y en el mal pues siempre supo manejar a la gente con el poder del convencimiento en todo el territorio nacional. 

 

Estrofa V

Aquí se está invitando a los mexicanos a participar en la guerra, por si acaso algún enemigo intentara profanar nuestro escudo y a nuestra patria. En la contienda los pendones se deben manchar únicamente con la sangre enemiga en todos los rincones de nuestro país. Al disparar los cañones, y al escuchar el horripilante sonido que producen se deben obtener como única respuesta las voces de “Unión” y “Libertad”. 

 

Estrofa VI

Se pide a los mexicanos que antes de ser humillados e inclinarse ante el enemigo, aún desprovistos de defensas y armamento es preferible que se derrame la sangre. El mexicano jamás debe rendirse sino debe entregar su vida por la madre patria. Deben luchar con heroísmo en el campo de batalla, en todos los confines de nuestra patria y aunque se derrumben los templos y todo quede en ruinas; todo esto con el fin de que se haga saber que esa patria de mil héroes fue. 

 

Estrofa VII

Esta estrofa nos dice que, si en el momento de ser atacados por el enemigo, convocados por la trompa guerrera se debe llevar con orgullo la bandera de Iturbide y luchar con valentía. Al conseguir el triunfo, las banderas enemigas servirán de alfombra a nuestros corceles y que los laureles coronarán la frente de su bravo caudillo militar. Se hace mención a Agustín de Iturbide, quien fue militar y estadista mexicano, lideró el movimiento independentista mexicano durante su última etapa en 1820. Se consagró emperador y se hizo llamar Agustín I, gobernó dictatorialmente. Fue fusilado en 1824. 

 

 

Estrofa VIII

El soldado mexicano después de una contienda debe regresar orgulloso a su hogar y pregonar que ha triunfado mostrando sus condecoraciones o medallas ganadas. Así justifica la sangre derramada y la muerte de los adversarios, todo a favor de la patria. Las esposas y las hijas deben recibir orgullosas a los valerosos guerreros, felicitarlos y premiarlos ya que luchar por el país es un honor. 

 

Estrofa IX

Los caídos durante la batalla serán reconocidos como héroes y en sus tumbas los llenarán de honores. Colocarán la bandera sobre su ataúd y el laurel que es el símbolo de victoria se utilizará para enredar con él la espada con la cual lucharon fiel y ferozmente por su país. Su muerte en la defensa de la patria les brindará a los combatientes un lugar especial de honor en el cielo o paraíso, mismo que se cubrirá de gloria al momento de acoger a tan fieles servidores de la nación. 

 

Estrofa X

Se convoca al mexicano a jurarle lealtad al país, a defenderlo en caso de guerra cuando sea llamado por las fuerzas militares está obligado a incorporarse al ejército y deberá considerar una honra ser llamado para luchar con valor por México. Se recordará al mexicano caído en la contienda. La victoria sobre el enemigo será su gloria, a los muertos se les honrará como héroes y su tumba será venerada. 

 






 

Análisis de la música.

La música fue elegida con mucha atención. Se debía tratar de un acompañamiento magistral de carácter maestoso y con brío. El mexicano debía sentirse identificado inmediatamente al escuchar los instrumentos implicados en la generación de la melodía. Predominan los instrumentos de cuerda, entre los que figuran directamente los violines quienes acompañan todo el tiempo a la voz cantora y a la vez fungen como guías para el pueblo para cantar los versos en el tono indicado. Las trompetas también llegan a identificarse principalmente en el coro del himno al igual que los tambores, símbolos bélicos. La voz principal realiza algunos falsetes y vibratos que le brindan un carácter más solemne al himno, incluso puede parecer operístico. 

 

Análisis del contexto histórico: 

El Himno Nacional Mexicano es considerado uno de los más bellos del mundo, encontrándose en un merecido segundo lugar debajo de la Marsellesa francesa. El presidente Antonio López de Santa Anna encomendó la creación de la lírica del himno a Francisco González Bocanegra y a Jaime Nunó Roca la música. Primero fungió como un poema, pero posteriormente se le colocó la música, no se tenía pensado que se trataba del himno que representara al país en todo el mundo. A pesar de que no había sido pensado como himno nacional no fue el oficial hasta 1943 durante la presidencia de Manuel Ávila Camacho. 

Anteriormente hubo muchos intentos de crear un himno pero ninguno tuvo la fuerza de éste, titulado originalmente “Mexicanos al grito de guerra”. Santa Anna organizó un concurso para la creación de un poema que sirviera para generar un sentimiento de unidad entre los mexicanos y que pudiera ser utilizado como un himno de carácter bélico. Se ofrecía un premio a la mejor composición poética que sirviera como un canto patriota. La prometida de Bocanegra, al recibir numerosos poemas de él, decide encerrarlo en un cuarto hasta que no escribiera un poema para que entrara al concurso, esto fue porque él se negaba a participar, ya que él decía que sólo escribía poemas para mujeres. 

Fue declarado ganador y se organizó un nuevo concurso para elegir la música figurando Giovanni Bottesini como ganador. Creó una versión del himno con música propia pero no fue del agrado de nadie por lo cual se organizó un segundo concurso ganando ahora Jaime Nunó, quien era líder de numerosas bandas de guerra. Tituló a la música como “Dios y libertad”. 

Tras analizar el contexto histórico se puede entender el porqué de muchos elementos mencionados en las estrofas del Himno Nacional Mexicano. Por ejemplo, ahora entendemos la razón de la mención de Santa Anna en la estrofa IV y se puede entender que Bocanegra intentaba congraciarse con él exaltándolo como un héroe patrio al nivel de Iturbide. 

Este himno logró su cometido al fungir como símbolo patrio que buscaba la unidad entre los mexicanos. En su época pudo haber sembrado una ideología de lo que consistía el estereotipo del mexicano patriota que todo mundo debía ser. Actualmente se ha perdido la solemnidad de este himno entre los mexicanos. Nos atrevemos a asegurar que más de la mitad de la población no entiende de qué habla en realidad el himno, y esto no ocurre por ignorancia sino por pereza y falta de interés. El mexicano muestra una apatía general hacia todo lo que conforma su pasado, está tan preocupado en el presente y en el futuro que prefiere permanecer ciego ante los acontecimientos de antaño que lo han forjado a él y a su patria. El Himno Nacional Mexicano es un elemento cultural digno de analizarse, ya que nos aporta parte de nuestra historia como nación, nos indica qué se espera de los mexicanos y, sobre todo, nos narra el porqué debemos amar a nuestro país. 

 

 

Autores del análisis:

-Ana Claudia Flores Mangas

-María Cristina Gómez Lojero

-Maricela Mantecón Gómez

-Alfonso Ortega Mantecón.

 

 














 

Ficha Técnica

Título de la composición: Himno Nacional Mexicano.
Compositor de la música: Jaime Nunó.
Compositor de la letra: Francisco González Bocanegra.

Año en que se publicó: 1854.
Presidente que encomendó su creación: Antonio López de Santa Anna.
Año en que se oficializó: 1943.
Presidente que lo oficializó: Manuel Ávila Camacho.