© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

Genie in a Bottle- Christina Aguilera

Ficha Técnica

Título de la canción: Genie in a Bottle.

Cantante: Christina Aguilera.

Álbum: Christina Aguilera.

CompositoresDavid Frank, Steve Kipner, Pamela Sheyne.

Disquera: RCA.
Año: 1999.

Género musical: Pop. Dance-Pop.

Análisis​

 

Análisis de la lírica:

Genie in a Bottle es una de las primeras canciones de la cantante estadounidense Christina Aguilera, se trata de la pieza musical con la que se dio a conocer dentro del mercado musical. Esta composición se encontró en el puesto número uno de la lista Billboard Hot 100 durante siete semanas, teniendo un alcance internacional. Cabe señalar que esta canción cuenta con una versión en español conocida como Genio atrapado.


La canción narra el encuentro de la protagonista con un hombre que desea intimar con ella. Sin embargo, a pesar de que ella ha pasado cierto tiempo lejos del amor —situación que ella resiente—, no está dispuesta a ceder fácilmente ante cualquier persona que aparezca en su camino. La persona indicada debe ser capaz de sorprenderla y tratarla de la manera adecuada para que ella pueda considerarlo.


Ya en la lírica de la canción, la primera estrofa expresa el sentir de la protagonista con respecto al amor. Ella considera que ha pasado apartada de éste por bastante tiempo esperando a que llegue la persona adecuada a su vida. Desde este momento de la canción se hace alusión al tema que da el nombre a la pieza musical. En varios momentos, la narradora llega a considerarse a sí misma como un genio que se encuentra atrapada dentro de la lámpara mágica esperando que llegue alguien a liberarla de su prisión. Siguiendo esta lógica, en esta estrofa ella menciona que siente que lleva un siglo dentro de la lámpara, sufriendo la soledad que se hace presente en las noches.


En la misma estrofa, se deja a un lado la alusión a la idea del genio de la lámpara para trasladar a la protagonista a la realidad. Ahora —posiblemente en una fiesta o en un bar—, ella se encuentra frente a un hombre que intenta seducirla. Se puede entender que no se trata de una seducción para comenzar una relación, sino que ésta —en vista a las señales que este individuo está comunicando a la protagonista (humedece sus labios y le lanza besos)— se encuentra orientada hacia lo carnal. Es en este punto en el que la narradora reflexiona que, a pesar de haber pasado tanto tiempo en soledad, no cederá ante cualquier persona y, mucho menos, en esas condiciones.


El precoro de la canción es bastante breve —consta únicamente de dos versos y gran parte de éste son exclamaciones de la narradora— pero da a entender que no es tan sencillo para ella rechazar a esta persona que intenta seducirla. Incluso, menciona que está librando una batalla interior. Mientras su cuerpo ansía que ella responda a la otra persona y ceda, su corazón le impide que lo haga. En cierto modo, se da a entender que ella necesita de esta cercanía e intimidad con alguien más, pero no está dispuesta a aceptar a cualquier persona.


El coro de esta pieza musical se encargará de dejar en claro cuáles son las condiciones que pone la protagonista para aceptar a alguien a su lado. Ella menciona que la persona indicada debe saber que hay un precio que hay que pagar; es decir, la narradora quiere una relación en la que ella también salga beneficiada y —en vista a lo mencionado en la estrofa anterior— que no sea, meramente, algo carnal.


Nuevamente recurre a la mención de que es un genio atrapado —o sea que se encuentra cerrada a comenzar una relación— y que hace falta que llegue alguien que sepa frotar la lámpara de la manera adecuada para liberarla —lo que puede entenderse como el hecho de que ella necesita que llegue la persona indicada con la cual ella pueda abrirse por completo y que la haga abandonar la eterna negativa en la que se encuentra. Al igual que un genio, ella menciona que puede hacer que los sueños de la otra persona se hagan realidad; es decir, puede hacerlo feliz. No obstante, para que acepte a éste, debe tratarse de alguien que cause una buena impresión en ella y, sobre todo, que la corresponda en el amor.
Una vez finalizado el coro, se presenta una segunda y última estrofa en la que se retoma lo que vivió la narradora en la fiesta mencionada anteriormente. La música continua sonando y la oscuridad predomina en el lugar. Ella considera que bailará una vez más —seguramente sólo una canción— y se retirará del lugar. A pesar de que ella fue capaz de identificar a varias personas que ansiaban compartir unos momentos con ella, fue capaz de darles a entender que no cedería ante esta presión. (“Hormones racing at the speed of light, but that doesn’t mean its gotta be tonight)”.


Ante todo, Genie in a Bottle se centra en la idea de que la protagonista y narradora es una mujer que se ha encontrado en soledad por bastante tiempo, pero que no está dispuesta a aceptar a cualquier persona que aparezca en su camino, estando consciente de que muchos buscan únicamente unos momentos de diversión. En cambio, ella se encuentra en la búsqueda de la persona que la corresponda afectivamente y que sea capaz de liberarla de su lámpara.

 

Análisis de la música:

La musicalización de Genie in a Bottle se enmarca en lo acostumbrado por la música pop (incluso dance-pop). En ella predominan las guitarras y bajos eléctricos, así como la batería; sin embargo, los sintetizadores llegan a ocupar un papel importante dentro de la canción destacando, sobre todo, en la introducción y en las estrofas.


En varios momentos es posible encontrarse con una segunda voz —interpretada por la misma Christina Aguilera— que figura a manera de contracanto y con un filtro con auto-tune. Este efecto vocal se aprecia, sobre todo, en el precoro y en el estribillo, mismo. Después de la segunda estrofa, la canción continúa con varias repeticiones del precoro y del coro en las que es posible distinguir la incursión de la voz de la cantante con algunos adornos vocales. Finalmente, la canción concluye con la interpretación a cappella de los dos últimos versos del coro.

 

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax