© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

El jinete- José Alfredo Jiménez

Ficha Técnica

Título de la canción: El jinete.

Cantante: José Alfredo Jiménez.

Álbum: Las 100 Clásicas. Vol. 1.

CompositorJosé Alfredo Jiménez.

Disquera: BMG Entertainment México.
Año: 1995.

Género musical: Ranchero.

Análisis​

 

Análisis de la lírica:

El jinete es una pieza musical creada por José Alfredo Jiménez, uno de los grandes intérpretes y compositores de México. Se trata de una composición que, como muchas otras de las creación de este personaje, se sitúa en el campo del desamor, de la soledad y del despecho. Esta pieza musical ha sido interpretada por numerosos cantantes entre los que destacan Plácido Domingo, Jorge Negrete, Tania Libertad y Enrique Bunbury. 

De manera muy general, El jinete cuenta la historia de un hombre que se vio separado por la muerte de su amada. Ahora, él se muestra incapaz de superar esta pérdida y vive continuamente en el recuerdo esperando con ansias el momento en que volverá a reunirse con ella. 

Cabe señalar que toda la lírica se encuentra narrada por una tercera persona ajena al protagonista de la historia a manera de —valga la redundancia— narrador extra-diegético, como si él, al igual que los oyentes, fuera un simple testigo de la historia de este hombre.

En la primera estrofa se introduce al personaje principal al oyente. Se trata de un solitario hombre que viaja por las montañas sobre su caballo (situación que lo convierte en “el jinete” que se menciona en el título de la composición). A manera de los antiguos relatos de los vaqueros y llaneros, el jinete presentado en esta canción, viaja en solitario y sin un rumbo fijo. No obstante, lo trágico y lastimoso de la situación se presenta al oyente al momento en que en el último verso de la canción se añade el hecho que el único anhelo de morir para poder reencontrarse con su amada. 

Una vez descritas las condiciones del personaje, en la segunda estrofa se aborda el sentir y el estado emocional del protagonista de la narración. A pesar de que no se encuentre sangrando o imposibilitado, el narrador menciona que el jinete lleva en el pecho una herida (en el corazón), una herida causada por la pérdida de la que fue su pareja. Ahora, con el alma destrozada y sin un rumbo claro en su vida, se limita a viajar por las montañas buscando lo que tanto anhela: la muerte. 

Hasta el momento, en ninguna de las dos primeras estrofas se ha presentado, de manera clara y explícita, qué fue lo que ocurrió con su amada, dando pie a que se pueda pensar que ella, simplemente, lo abandonó. Será en el coro de la canción donde todo esto quede claro. En él, se explica que la herida que él lleva en el pecho proviene de su alma destrozada (una herida del corazón), la cual quedó en esta situación tras haber perdido lo que quería más que a su vida misma: a su amada que ha sido llamada por la muerte misma. 

Las siguientes dos estrofas continúan narrando la penosa vida del jinete solitario. Este personaje se limita a pasar las noches sin dormir cantando y tocando su guitarra recordando a su amada (seguramente con canciones que alguna vez le dedicó a ella). En la lírica, se realiza un símil del llanto del hombre con la melancólica forma en que toca su guitarra iluminado únicamente por la luz de las estrellas. 

Esta situación —que podría ser considerada como el modo de vida del protagonista— lo conduce a perderse en la oscuridad de la noche (momento del día en el que seguramente siente mayor soledad) en donde, constantemente, le pide a Dios que tome su vida para que pueda reunirse, finalmente, con su amada. Tras esto, se presenta una última repetición del coro de la canción. 

El jinete es una canción que se limita a contar la penosa situación del protagonista que ha perdido a su amada para siempre, no se presenta alguna resolución ante esto, sino que se da a entender que este personaje continuará muerto-en-vida hasta el momento en el que se encuentre, de una vez por toda con la ansiada muerte. Uno podría preguntarse en este momento qué es lo que detiene al jinete de quitarse la vida si considera que ésta ya no tiene sentido alguno. ¿El miedo? ¿O quizás la idea —con cierto nexo religioso— de que si él mismo atenta contra su vida no podrá reunirse con su amada en el lugar en el que ella se encuentra (el paraíso)?

 

Análisis de la música:

La canción comienza con una interesante introducción interpretada por un violín, como primera voz, acompañado por una guitarra, una trompeta y un contrabajo. A pesar de que este fragmento musical cuenta con un tempo acelerado, casi al final de éste se presenta una adecuación al que será el tiempo predominante en la mayor parte de la canción. 

La voz de José Alfredo Jiménez se incorpora a la guitarra que mantiene un ritmo similar al huapango. Asimismo, en diversos momentos de las estrofas es posible encontrarse con la incursión de algunos instrumentos de cuerda como el violín e, inclusive, algunos pequeños arreglos creados a partir de la guitarra misma. Tras la primera repetición del coro se presenta el mismo fragmento musical que figuró como introducción de la canción, como si se tratara del intermezzo de la historia. 

La musicalización es idéntica en la segunda parte de la canción. Únicamente, en la última repetición del coro se presentan algunas exclamaciones realizadas por José Alfredo Jiménez, muy a la usanza de las canciones enmarcadas en el género ranchero y que, a la vez, añade una resolución fatal a la historia narrada en El jinete

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax