© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

El fallo positivo- Mecano

Ficha Técnica

Título de la canción: El fallo positivo.

Grupo: Mecano.

Álbum: Aidalai.

Compositor: Nacho Cano.

Disquera: B.M.G. Ariola.
Año: 1991.

Género musical: Pop.

Análisis​

 

 

Análisis de la lírica:

Como bien es sabido, el extinto grupo Mecano se caracterizaba por construir algunas de sus canciones basadas en situaciones reales que se presentaban en el mundo o inspiradas en personajes no ficticios. En este caso, la canción El fallo positivo es una composición que presenta la situación de un hombre que fue diagnosticado seropositivo. Cabe señalar que la lírica de esta canción presenta cómo se veía el virus del VIH en la última década del siglo XX; no obstante, aún es posible encontrarse con discriminación hacia las personas que padecen esta enfermedad. 

Esta composición se encuentra narrada en primera persona, siendo la pareja del seropositivo quien describe qué es lo que está ocurriendo. En varios fragmentos de la lírica se aprecia cómo esta situación también terminó afectándolo a él o a ella (se ignora si se trataba de una pareja heterosexual u homosexual, aunque en el videoclip se presenta a dos hombres).

La canción comienza presentando cuál es la situación del protagonista. Éste ha recibido —finalmente— el fallo o el resultado médico que le indica que es seropositivo. La manera en que se describe al VIH resulta bastante interesante y poética a la vez: “el virus que navega en el amor”, incluso se menciona que ha soltado las velas para facilitar la navegación como si se tratara de un navío. Asimismo, se señala que, poco a poco, éste avanza por las venas del protagonista afectando, así, su sistema inmunológico y, por lo tanto, mermando sus defensas.

En la segunda estrofa, el narrador comenta que —sin saber el porqué— su pareja se negó a tener relaciones con él sin darle explicación alguna. Esto con el fin de protegerlo de contagiarse a sabiendas que no utilizaría algún medio de protección como un preservativo. Asimismo, se da a entender que el personaje que fue diagnosticado como seropositivo prefiere ocultar su condición a su pareja con el fin de no preocuparlo o, tal vez, porque se contagió al serle infiel. No obstante, es posible que el narrador haya contraído el virus también a través de su pareja, pero éste no se le ha manifestado. La decisión de ocultárselo seguramente es para protegerlo de la enfermedad e impedir que se preocupe por él.  

Sin embargo, en el coro de la canción se puede apreciar que el narrador se ha enterado de la condición de su pareja. Ante esto se encuentra en una encrucijada teniendo como opciones hacer caso a las precauciones que debe tener ahora con su pareja (la ciencia) o continuar a su lado dispuesto a seguir demostrándole su amor arriesgando su salud (la conciencia o el instinto). Asimismo, se puede entender que el narrador optó por la ciencia en aquella balanza del amor, cosa que los afectó en demasía hasta el grado de considerar el fallo positivo como una sentencia donde el narrador quedaba destinado a permanecer al lado de su pareja sin la posibilidad de demostrarle por completo su amor y a ver cómo se iría deteriorando su cuerpo poco a poco. Pero el narrador permanecerá a su lado porque considera que sin su amado(a) la vida no vale la pena: “y es que tú eres lo que más quiero y sin ti la vida es un cero”. 

En la segunda parte de la canción se dejan a un lado las implicaciones físicas del seropositivo presentando algo que puede ser todavía más atroz: la discriminación y el rechazo de la sociedad hacia este personaje, todo esto por ignorancia. Actualmente, mucha gente llega a mostrar estas actitudes ante un seropositivo, ya que piensa que pueden contagiarse al estar a su lado simplemente cayendo en un gran error. 

En la lírica de El fallo positivo el tipo de discriminación que sufre el personaje se debe a las críticas que provienen de una ignorancia “vestida de puritana y de santa moral” donde se le calificaba de ser una persona promiscua y —en el caso de tratarse de un personaje homosexual— de haberse opuesto a lo que el “orden natural” y los escritos religiosos establecían. El personaje se veía, gracias a lo que indica la letra, asediado por miradas y habladurías que mencionaban que ahora se encontraba sufriendo el castigo divino que merecía tras haberse comportado de una manera que desaprobaba la mayoría. 

Toda esta presión social y discriminación terminó primando sobre su estado de salud hasta el grado en que el personaje seropositivo optó por quitarse la vida ahorcándose en el desván habiendo ahogado así, “los sentimientos y muchos momentos más de amor”. Después de esta estrofa el coro se repite en dos ocasiones más. 

Esta canción permite apreciar que, en ocasiones, la presión y el rechazo social termina dañando más a las personas seropositivas más que la enfermedad misma hasta el grado extremo de llevarlos al suicidio. A pesar de que esta composición fue lanzada en 1991, aún permanece vigente esta situación en donde la discriminación no ha terminado. En el ámbito científico se han logrado grandes avances que permiten a los afectados llevar una vida relativamente normal con la debida medicación. Sin embargo, aún hace falta que aquella ignorancia “vestida de puritana y de santa moral” progrese y encuentre una cura que erradique la marginación hacia los seropositivos. 

Cabe señalar que el videoclip de la canción se incluyó una leyenda al final del mismo que puede fungir como dedicatoria de la misma: “El cariño y la comprensión para con los seropositivos y los enfermos de Sida refuerza sus defensas, y les hace fuertes, ayudándoles a combatir su enfermedad o evitando que ésta llegue a desarrollarse”.

 

Análisis de la música:

Como bien se ha sabido a través de entrevistas a Nacho Cano y a la misma Ana Torroja, El fallo positivo fue una de las canciones más complejas de su álbum Aidalai debido al proceso de musicalización y los diversos arreglos vocales que figuran en diferentes momentos de los cuatro minutos de duración de esta composición. 

La canción comienza prácticamente a cappella con la voz de Ana Torroja, pero poco a poco comienza a figurar un piano (o sintetizador) que la acompaña con algunos arreglos al finalizar cada uno de los versos. Conforme se va aproximando al coro se van sumando otros instrumentos como el bajo, la guitarra y la batería. 

El coro cuenta con dos momentos: el primero constituido con una “explosión” musical en donde los instrumentos y la voz aumentan su intensidad y velocidad para indicar que se trata del mensaje central de la composición. El segundo momento contrasta fuertemente con el primero al recuperar la musicalización que se había venido manejando en las primeras estrofas, esto con el fin de añadirle un toque nostálgico o dramático a la narración de la lírica. 

La segunda parte de la canción conserva exactamente el mismo esquema, sólo que es posible escuchar algunos coros de voces, sobre todo en el momento en el que se anuncia que el personaje seropositivo ha terminado con su vida. Tras otra repetición del coro se presenta un puente musical donde interactúan algunos sintetizadores y coros de voces hasta llegar a una última presentación del coro. 

 

 

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax