© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

Cuando nadie me ve- Alejandro Sanz

Ficha Técnica

Título de la canción: Cuando nadie me ve.

Cantante: Alejandro Sanz.

Álbum: El alma al aire.

CompositorAlejandro Sanz.

Disquera: WEA Latina.
Año: 2000.

Género musical: Pop latino, balada flamenca.

Análisis​

 

Análisis de la lírica:

En el año 2000, el cantante y compositor español Alejandro Sanz lanzó al mercado su material discográfico El alma al aire, un álbum que se dio a conocer por la canción Cuando nadie me ve, uno de los grandes éxitos de este artista que ha sido reconocido a nivel mundial. Esta composición cuenta con varios covers, entre los que destacan los realizados por Susana Zabaleta y Niña Pastori. 

Esta canción puede resultar bastante confusa al momento de intentar llegar a su significado o explicación. En algunas aproximaciones se ha intentado vincular el contenido de la letra con la vida del cantante, dando a entender que la fama lo aleja o le impide realizar ciertas actividades debido a que se encuentra en la esfera pública. Sin embargo, en este análisis no se tomará en cuenta el aspecto autobiográfico que podría encontrarse presente en la lírica, sino únicamente lo que aparece de manera explícita en el texto. 

Ante todo, en la lírica se presenta el monólogo o discurso de un narrador hacia otra persona a la que, aparentemente, le tiene mucha confianza, ya que se muestra abierto con ella para expresarle y darle a entender que él está consciente de que es bastante difícil de tratar e, incluso, impredecible. El narrador da a entender que es bastante inestable en lo que se refiere a sus emociones y cómo comunica éstas. 

En la primera estrofa, el protagonista menciona que puede llegar a comportarse de manera contraria —o en cierto modo, bipolar—, esto se ejemplifica en los dos primeros versos en los que expresa que a veces puede parecer bastante abierto y extrovertido —“a veces me elevo, doy mil volteretas—, pero en otras tiende a cerrarse de manera introvertida —“a veces me encierro tras puertas abiertas”. 

Esta misma idea es extrapolada hacia el comportamiento del narrador con otras personas.  A veces se muestra bastante abierto con los demás para comunicarles sus sentimientos y su sentir. Se puede inferir que la relación que tiene con la persona a la que le está expresando todo lo contenido en la lírica es bastante especial, ya que se está sincerando con ella, situación que no acostumbra hacer o que le cuesta trabajo. Ante todo, el protagonista llega a sentirse bastante molesto con esta incapacidad que llega a experimentar: “¿por qué es tan difícil sentir como siento?”

En la segunda estrofa se continúa desarrollando la relación que tiene el protagonista con la otra persona. En cierto modo, él llega a sentir bastante apoyo por parte de este segundo individuo y se da a entender que éste lo ha apoyado con este problema mencionado anteriormente, como si le brindara mayor seguridad en sí mismo (“me prestas tus alas”). El narrador está seguro de que esta persona nunca le fallará y que lo apoyará incondicionalmente, a pesar de lo variable e impredecible que pueda ser él (“a veces por todo aunque nunca me falles”). 

Por otra parte, el protagonista siente que no ha sabido cómo corresponder las atenciones que la otra persona ha tenido con él. Considera que únicamente se aproxima a ella en los escasos momentos de libertad o de sinceridad, a pesar de que su compañero o compañera se encuentra a su lado en más momentos: “a veces soy tuyo y a veces de nadie […] siento no darte la vida entera, darte sólo esos momentos”. Nuevamente, esta estrofa es finalizada con una pregunta que lanza al aire en donde se lamenta de no poder ser, en cierto modo, libre y estable. 

El coro de la canción presenta cierto quiebre narrativo en donde el protagonista confiesa que cuando nadie lo ve —en la soledad— no le ocurre lo que ha comentado anteriormente en las dos estrofas. En la soledad puede actuar y ser lo que él quiera ser. De manera más filosófica, en los últimos versos del estribillo menciona que en esta soledad no se ve limitado por la piel —lo físico, humano o corpóreo— y actúa con libertad —de acuerdo a lo que le dicta su propia alma. 

El coro podría dar sentido a todo lo que se ha presentado en esta narración. El protagonista, en cierto modo, se ve limitado por los demás —por su simple presencia— y tiene miedo de actuar libremente, por lo tanto, cuando se encuentra frente a otros únicamente se limita a actuar de la manera que se espera de él, no como él desearía. Es por esto que en la soledad se siente libre y se siente culpable y molesto consigo mismo de no poder cambiar su comportamiento. Esta idea se podría sustentar en el mismo verso presente en la primera estrofa en donde afirma que se encierra tras puertas abiertas; es decir, que los mismos límites se los impone y reafirma él mismo. 

Tras el coro se presenta una tercera y última estrofa en la que se repiten algunos de los versos incluidos en las primeras estrofas. A grandes rasgos, en este fragmento de la canción el protagonista continúa dirigiéndose a otra persona y lamentándose de no poder ser libre. Menciona que sincerarse con ella le cuesta bastante trabajo: “te escribo desde los centros de mi propia existencia donde nacen las ansias, la infinita esencia”; en otras palabras, le está hablando directamente desde su alma. Sin embargo, en estos momentos de intimidad y de confianza en el que él se abre a esta otra persona, se siente completamente vulnerable y frágil, por lo que le pide a este individuo que no haga evidente —con otros, seguramente— lo que está hablando con él: “no enciendas las luces que tengo desnudos el alma y el cuerpo”. La canción concluye tras la repetición del coro y de varios versos extraídos de las estrofas.

 

Análisis de la música:

Cuando nadie me ve comienza con una breve introducción interpretada por un piano como primera voz donde también es posible distinguir la presencia de un bajo y una sutil batería. Justo al momento en que incursiona la característica voz de Alejandro Sanz, la musicalización cambia completamente presentando, prácticamente la línea vocal a cappella, únicamente se encuentra acompañada por algunos acordes del piano y unas notas del bajo. 

No obstante, conforme se aproxima el fin de la primera estrofa, los demás instrumentos que se escucharon en la introducción van adquiriendo mayor intensidad y presencia dentro de la canción. Incluso, se añaden otros que no se habían escuchado con anterioridad como un ensamble de cuerdas donde predominan los violines. Sin embargo, en todo momento la línea vocal termina predominando sobre todos los instrumentos ahí presentes. 

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax