© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

Be Italian- Fergie

Ficha Técnica

Título de la canción: Be Italian.

Cantante: Fergie.

Álbum: Nine Soundtrack.

Compositor:  Maury Yeston.

Disquera: Geffen Records.
Año: 2009.

Género musical: Musical.

Análisis​

 

Continuando con el análisis de “Cinema Italiano”, del musical Nine de Rob Marshall (director de “Chicago”), esta semana se analizará “Be Italian”, que es posiblemente la mejor cantada de las melodías del musical. Esto se debe, probablemente, a que es interpretada no por una actriz, sino por una cantante profesional: Fergie. Pese a no ser una canción original de la película, sino  que ya venía incluida en el musical original, captura mucho de la esencia de “Nine” en general. A través de esta canción podemos entender de manera más profunda a Guido Contini, personaje principal de la obra. “Be Italian” fue de las canciones mejor reseñadas al momento en que salió la película, principalmente debido a la voz de Fergie.

Análisis de la lírica:

Al igual que “Cinema Italiano”, esta canción sirve para introducirnos a un personaje cuya aparición se limita a este número musical. Es cantada por Saraghina, una prostituta gitana que Guido Contini (un director de cine con un bloqueo creativo y muy mujeriego) conoció en su niñez. La canción nos narra cómo esta mujer, o el recuerdo de ella, ha jugado un papel importante en la vida del realizador cinematográfico. Ella lo saca de la inocencia y le muestra el mundo de lo sensual, la esencia de ser italiano.
La canción comienza con un monólogo hablado de Saraghina, quien les dice a los “diablillos” italianos (Guido y sus amigos de niños) que si quieren saber sobre el amor, ella les dirá. Que si quieren hacer a una mujer feliz, deben apoyarse en su esencia de nacimiento, pues está en su sangre: son italianos. El ser italiano es sinónimo de sensualidad y conquista, de pasión y romance. Esto es lo que Sraghina le va a mostrar al pequeño Guido, una lección que influiría en su vida para siempre.
Entonces la canción como tal comienza. Ella repite dos veces: “Sé italiano”. Les dice a los niños que aprovechen la oportunidad (cuando la vean) y roben un beso ardiente. Y repite: “Sé italiano”. La mujer es algo que deben desear, que deben alcanzar y aprovecharse de ella a la más mínima oportunidad. Saraghina les está diciendo tan solo en una línea el método que Guido adoptaría en su vida futura, aprovechar toda oportunidad que se le presente con una mujer que esté dispuesta a ser “besada” por él, sin importar que él sea un hombre casado.
Pero ella continúa. Les dice que cuando la abracen no solo la abracen sino que de verdad la sostengan fuerte, haciendo referencia a su cuerpo. Ella dice que la deseen como mujer, que se apoderen de ella en el más pasional sentido de la palabra. Les dice que sean tiernos y sentimentales. Ella les da la llave de seducción de las mujeres, el secreto para acercarse a ellas. Y es así como Guido se aproxima a todas las amantes que ha tenido y tiene. Las seduce con la galantería, con palabras dulces y halagos. Saraghina sabe de hombres, y sabe cómo ellos se pueden ganar a las mujeres.
Luego la letra se torna un poco más atrevida y nos revela un detalle fundamental para comprender el por qué Guido trata a las mujeres como las trata. Saraghina, tras el último concejo de sentimentalismo, les dice a los niños que cuando estén con ella le den una palmada en la mejilla, una clara referencia sexual. Les dice que sean atrevidos e indiferentes. Que la pellizquen donde hay carne. Esta frase es el concejo que Guido ha seguido particularmente a lo largo de toda su vida amorosa. Es la causa de todos sus problemas. Él enamora, pero también usa y es indiferente y, en un sentido, patán con las mujeres. Pese a que quiere a su esposa, Luisa, siempre la engaña, no le abre su corazón, la enamoró con palabras bonitas pero ahora rara vez se acerca a ella.
Luego Saraghina le da un último concejo a los niños. Que sean cantantes y amantes. Que agarren la flor antes de que la oportunidad pase. Y, finalmente, que vivan ahora como si fuera su último día. Con esto ella les dice que sepan enamorar a través de las palabras y los actos. Que agarren la flor, a las mujeres, antes de que pierdan la oportunidad de conquistarlas. Que no desperdicien ningún momento, que vivan muy a lo Carpe Diem, o YOLO en el vocablo adolescente actual. Y esto es lo que Guido ha hecho, él se ha dejado llevar por sus deseos, no ha medido las consecuencias de sus actos, y es por ello que está al borde de una crisis en su vida personal.
Esta última estrofa se repite otra vez y luego la canción termina. A diferencia de “Cinema Italiano” la canción no te acaba de presentar a Saraghina como un personaje completo, sino más como una influencia en la vida de este niño que se convertirá en Guido. Es una parte que explica cómo ve Guido a las mujeres, porqué las trata como objetos, por qué es tan frío con ellas. Por qué se deja llevar por sus pasiones, como todo estereotipo italiano.

  

Análisis de la música:

La música se apoya mucho en los tambores y las panderetas, por el hecho de que Saraghina es gitana. Es la percusión la que va dando el ritmo de la canción, el cual va aumentando a medida que la canción avanza. La letra de esta canción es relativamente corta, pero entre la penúltima y última estrofa tiene una parte meramente instrumental muy amplia, en la que el ritmo pasa de lo más lento a lo más rápido de la canción.
Sin embargo, lo que más resalta es la voz de Fergie, que es fuerte y grave y va perfectamente con el tono de la canción. La última nota de la canción la cierra de manera eficiente y de todas las canciones del musical es, en cuestión de voz de la cantante, la mejor interpretada.
Esta canción en particular no se entiende en su totalidad sin un breve contexto de su video, o número, musical. La canción inicia en un flashback de la película, en blanco y negro, en una playa, donde el joven Guido le paga a Saraghina unas monedas para que ella baile para ellos. Entonces inicia la coreografía en sí. Esta se ambienta en un teatro aparentemente abandonado, con un color dominante rojo (el color de la pasión). En el centro está Saraghina, rodeada de una serie de mujeres que asumimos que son también prostitutas.
Junto con la canción, que es en gran parte instrumental, ellas se mueven en sus sillas, hasta que llega la parte larga instrumental. Allí, ellas sacan sus panderetas de entre la arena que cubre todo el suelo del escenario. Se van moviendo al compás de la canción, pero sin nunca dejar sus sillas. Estas son su atadura, su cadena, lo que las obliga a seguir aguantando a ese tipo de hombres en los que algún día esos niños se convertirán.

Análisis del contexto histórico:

La película se basa en la obra de teatro homónima ganadora de cinco Tonys, incluyendo mejor obra musical. Ésta está a su vez basada en la película semi-autobiográfica del director italiano Federico Fellini 8 1/2. Esta narra las dificultades de Fellini con las mujeres en sus vida y cómo el desequilibrio en su vida lo lleva a un bloqueo de escritor. Por esta película Fellini estuvo nominado al Oscar a Mejor Director y a Mejor Guion Original, además d ganar a Mejor Película. Resulta curioso ver que esto es lo que verdaderamente ocurrió con Fellini, el cual al final de sus años como director no logró hacer algo tan grande como sus películas sesenteras y setenteras. Pese a que el musical no se compara ni en un uno por ciento con la maravillosa carrera de Fellini, resulta interesante ver cómo este director llegó a tal punto de trascendencia que se hizo hasta un musical en su honor.

 

 

 

Por: Jorge Marcelo Espinoza.