© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

As Time Goes By- Dooley Wilson

Ficha Técnica

Título de la canción: As Time Goes By.

Cantante: Dooley Wilson.

Filme: Casablanca.

Compositor:  Herman Hupfeld.

Disquera: Warner Bros.
Año: 1942.

Género musical: Jazz, Blues, Soundtrack.

Análisis​

 

Análisis de la lírica:

 

“As Time goes by” es una de la canciones más famosas del séptimo arte gracias a la interpretación realizada por Dooley Wilson —en su papel del pianista Sam— en el filme Casablanca (Michael Curtiz, 1942). Esta composición cuenta con más de veinte covers en distintos idiomas y géneros musicales, lo que da a entender la importancia que ha tenido tanto para el cine como para la música misma. Cabe señalar, que esta pieza fue escrita originalmente para una obra de teatro, pero posteriormente fue utilizada para formar parte del soundtrack de esta película que ocupa uno de los primeros puestos de numerosas listas de carácter internacional.
La nostalgia y el paso del tiempo son el tema central de la composición de Herman Hupfeld; incluso, el mismo título de la canción apela a esta situación. El narrador de la lírica pareciera encontrarse contemplando la vida misma y los cambios que se presentan en ella conforme van transcurriendo los días y los años. Sin embargo, hay varias cosas que el tiempo será incapaz de borrar o alterar, mismas que son lo que permanece en la memoria durante toda su vida.
En la primera estrofa, el narrador invita directamente al oyente a recordar y a tener siempre presente lo que está por comunicarle. Tras esto, prosigue mencionando que un beso seguirá siendo un beso y un suspiro continuará siendo un suspiro. Todas estas acciones permanecerán siendo lo que alguna vez fueron a pesar del paso del tiempo, porque son elementos fundamentales en la vida de las personas.
Los besos y suspiros que se mencionan en esta estrofa se encuentran vinculados directamente con las emociones —en específico con el amor o el romance—, alguien besa a otra persona cuando realmente siente algo por él o ella. Alguien suspira cuando se encuentra conmovido ante determinada situación, siendo así acciones que el hombre realiza porque verdaderamente desea hacerlo, nadie lo obliga a hacerlo, por lo tanto, son situaciones espontáneas que permanecerán estáticas en el paso del tiempo. Si alguna vez se besó a otro individuo es porque se sintió algo por él que fue un sentimiento verdadero. El paso del tiempo no podrá distorsionar lo ocurrido aquella vez.
En la segunda estrofa se continúa con la misma serie de analogías, pero ahora se aborda el tema directamente sin la necesidad de recurrir al beso o al suspiro como elementos de un conjunto. Ahora se dice que cuando dos amantes se atraen a sí mismos y pronuncian un “te amo”, es porque realmente lo sienten y que no se debe desconfiar de estas acciones. No importa que el tiempo transcurra o lo que traiga consigo el futuro, si el amor se encontró vivo alguna vez es porque realmente existía un vínculo entre las personas implicadas, un vínculo que el paso del tiempo difícilmente podrá erradicar y que jamás debe negarse.
La tercera estrofa se diferencia de las anteriores —además del evidente cambio de ritmo—, ya que habla que todo lo relacionado con el amor nunca pasará de moda y que siempre permanecerá vigente. Tal es el caso del tiempo pasado bajo la luz de la luna, las canciones de amor y los corazones llenos de amor y pasión. El tiempo puede pasar y todo esto seguirá siendo recordado tal como ocurrió y con un cierto anhelo o nostalgia hacia estas situaciones.
Sin embargo, no se recordarán únicamente las cosas positivas del amor, sino que también vendrán incluidos algunos sentimientos negativos que se desprenden de él, como es el caso del odio y de los celos que se pudieron sentir alguna vez. Todo lo relacionado con el amor o el desamor tardan bastante tiempo en pasar a un segundo plano dentro de los pensamientos del hombre, si no es que siempre permanecerán ahí inconscientemente.
Esta estrofa concluye con la afirmación del narrador de que el amor es algo que toda persona necesita en la vida. Esto lo da a entender mencionando que toda mujer necesita a un hombre a su lado y, a la vez, todo hombre necesita tener a alguien que le haga compañía a lo largo de la vida.
Posteriormente, el narrador menciona que el amor es una vieja historia que se ha venido repitiendo a lo largo de los años. Siempre se trata de una lucha por conquistar a la persona deseada donde todo se reduce en hacer o morir. Si alguien no se decide por dar el primer paso terminará muriendo temporalmente en el amor considerando que acaba de sufrir una derrota de la que le costará bastante trabajo salir adelante para volver a amar.
De algo está seguro el narrador de la canción: el amor es algo que siempre será bien visto y bien recibido por el mundo, no importa cuánto tiempo transcurra o lo que suceda en el mundo, ya que siempre tendrán cabida los amantes.
Todo lo que se menciona en las cuatro estrofas de la canción puede ser analizado por la vía filosófica y encontrarse en lo cierto. El amor es uno de los sentimientos más fuertes que puede experimentar el ser humano —sea amor hacia una pareja, familia, amigo o mascota— y es el que perdurará con mayor fuerza en la memoria de uno, a la vez que ocupa la mayor parte de los pensamientos de uno. Asimismo, como bien podría dar a entender la canción, cuando se ama a alguien de verdad, el paso del tiempo deja de ser considerado como un obstáculo, ya que el tiempo pareciera encontrarse abolido porque únicamente se está pensando en el presente y en el ahora.

Análisis de la música:

 

La musicalización de “As Time goes by” resulta bastante sencilla y ad hoc a la época en que fue filmada la película. El piano destaca en toda la composición en un primer plano. Muy en el fondo se percibe un contrabajo. Incluso, podría hablarse de la existencia de dos pianos que interpretan los distintos acordes y notas de la melodía que terminan juntándose con la potente voz de Dooley Wilson. La interpretación realiza este cantante se adecua perfectamente al género y ayuda a sembrar en el oyente un sentimiento de nostalgia y de anhelo por regresar al pasado.

 

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax