© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

God Help the Outcasts- Heidi Mollenhauer

Ficha Técnica

Título de la canción: God Help the Ouctasts.

Cantante: Heidi Hollenhauer.

Álbum: The Hunchback of Notre Dame.

Compositores:  Alan Menken, Stephen Schwartz.

Disquera: Walt Disney.
Año: 1996.

Género musical: Balada.

Análisis​

 

Análisis de la lírica:

Esta canción, perteneciente al soundtrack de la película de Disney El jorobado de Notre Dame, cuenta con una severa lírica que exalta todo el sentir del pueblo gitano en la época en la que está adecuada la película. En el contexto histórico se profundizará en las condiciones de vida del pueblo jondo y su marginación. 


Al inicio, la narradora de la canción comienza con el verso: "Creo que no querrás oírme, por yo gitana ser", en esta parte se sobrentiende que se está dirigiendo a Dios –el contexto de la película confirma este hecho–. Ella cree que por el simple hecho de ser gitana se encuentra excomulgada o excluida de la religión católica y, por lo tanto, Dios no hará caso a sus plegarias. Los miembros de la alta curia fueron los responsables, en gran medida, de la marginación del pueblo gitano llegando a tales medidas como la excomunión misma y la intervención del Santo Oficio. Los sacerdotes deben fungir como representantes de Dios en la tierra y si los ministros despreciaban a los gitanos, por lo tanto Dios debía hacerlo también. 


La narradora continúa diciendo que no se considera apta para implorarle clemencia a Dios. Afirma que no lo puede ver. Fue tal la persecución que se dio al pueblo jondo que ellos mismos comenzaron a marginarse y a considerarse parte de la escoria de la sociedad, ellos mismos se condenaron con la "maldición" de haber nacido gitano. 


"Siempre me hallo marginada, no vivo con virtud", son las siguiente palabras de la protagonista. La virtud es un don con el que cuenta el hombre y que debe desarrollarla para llevar una vida digna. A los gitanos se les consideraba todo menos humanos. El problema fundamental de esta canción es que los mismos jondos ya creen que son en realidad todo lo que dicen de ellos.


La canción continúa con: "Veo tu cara y me pregunto lo que fuiste acaso Tú". Me atrevería a decir que este es el verso más "fuerte" de la balada. Con él, la narradora está comparándose con Jesucristo. Los primeros cristianos, que pudieron vivir directamente todos los acontecimientos presentados en el Nuevo Testamento fueron considerados marginados sociales durante el surgimiento de la religión. Lo que hace Esmeralda, la gitana que narra la canción, es recordarles a sus perseguidores –los actuales ministros de la Iglesia cristiana– que ellos también fueron la escoria de la sociedad alguna vez. ¿Quiénes son ellos para calificar a los gitanos como un pueblo bárbaro, inmoral cuyos principios van en contra de la religión? Parece ser que en lugar de haber aprendido a no segregar a otros por sus tradiciones y culturas ahora tomaron un buen ejemplo para ponerlo en práctica ellos mismos. 


En el coro de la canción se habla directamente de la condición del pueblo jondo. Viven con sed de justicia y de igualdad. Algunos gitanos eran asiduos creyentes de la religión católica, le piden clemencia y auxilio a Dios. Ante todo, le piden amor. Con este "amor" se entiende que su pueblo sea tolerado y apreciado por su verdadero valor cultural. A grandes rasgos, se pide que los gitanos sean tratados como humanos. "Mira mi pueblo, confían en Ti", este verso ejemplifica que los gitanos se encuentran tan indefensos que, aunque se les ha excomulgado, siguen siendo fieles creyentes a los principios de la religión, el problema yace en los representantes de Dios en la tierra. El coro termina con la frase: "Los marginados te ruegan vivir", Esmeralda ha transformado su súplica personal a una colectiva donde pide por su pueblo entero. 


La siguiente parte de la canción es interpretada por un coro de voces que expresan cuáles son los ideales que buscan los gitanos, su lista de peticiones a la sociedad. La primera de ellas es que buscan conseguir dinero, con esto se podría inferir que hablan de conseguir un trabajo al cual dedicarse y recibir una paga. La segunda es referente a la fama, los gitanos se caracterizaban por ser un pueblo talentoso en varias artes pero por su condición no eran bien vistos por la cultura de la época. Reiteran que buscan poseer amor y piden que Dios los bendiga al escuchar su plegaria. 


Esmeralda regresa a la interpretación de la balada recuperando su discurso original y viendo por su futuro. "No pido nada que sobrevivir", no le está pidiendo a Dios dinero o la posibilidad de destacar en la fama sino que únicamente busca sobrevivir día a día y con las condiciones que esto implica. Al decir que hay otros muchos que no son así, seguramente se refiere a los gitanos que cantaron la estrofa anterior ya que se aprecia la ambición en ellos. Con esto se reconoce que los gitanos no son, en su sentido completo, un pueblo perfecto sino que también cuentan con sus respectivos defectos. Ella se considera una de las gitanas que sí vive honradamente. Aun así pide que Dios que salve a su pueblo de su suerte atroz, está orando por la salvación de todos. Concluye la canción con otros de los versos más poderosos de la balada: "Pienso que todos son hijos de Dios, son marginados hijos de Dios", este es el mensaje central de la canción. ¿Por qué si Dios creó a todos los hombres –aunque fueran diferentes– se debe castigar a algunos "siguiendo" los designios de su creador? Lo que pide Esmeralda es igualdad para el pueblo jondo.

Análisis de la música:

El acompañamiento musical presente en esta canción es muy discreto ya que lo que sobresale es la lírica misma. La cantante muestra bastante sentimiento en su interpretación, incluso parece que logro involucrarse completamente en su personaje. Los violines abundan en la canción al igual. En la parte donde entra el coro de voces se crea una excelente armonía vocal que complementa muy bien el mensaje de la canción, es el pueblo jondo quien se está expresando.

Análisis del contexto histórico:

Los gitanos también son llamados romaníes, zíngaros o gypsis. Su origen se remonta a la India de la Edad Media. La palabra “gitano” proviene de “egiptano”, esto se debe a que antes se creía que provenían de Egipto. La discriminación hacia ellos comenzó desde un inicio. El Rey Juan II de Aragón, en 1425, los hizo llamar calé que significaba negro. Se cree que llegaron a España alrededor de 1415, entraron al país sin causar mayor alboroto y conviviendo armónicamente con los habitantes nativos hasta la llegada al trono de los Reyes Católicos, los monarcas buscaron hegemonizar al pueblo español. 


Las autoridades dieron un plazo de dos meses a los gitanos para que se adaptaran y adquieran un oficio y domicilio fijo. Debían abandonar su forma de vestir y sus costumbres, si no cumplían serían exiliados o esclavizados.


Las Cortes de Castilla publicaron un edicto en 1594 ordenando la separación de gitanos de las gitanas para causar la extinción de la raza impura, inclusive esterilizaban a los gitanos para evitar su reproducción. Fue en 1633 cuando se les prohibió habitar en España. En 1749 se llevó a cabo la Gran Redada, también conocida como Prisión General de los Gitanos con persecución autorizada por el rey Fernando VI para acabar definitivamente con el pueblo jondo. 


Aún en el siglo XX se les seguía discriminando. Los artículos 4° y 5° del reglamento de la Guardia Civil les otorgaba una vigilancia especial. Alrededor de 1960, la Iglesia inició un movimiento a favor de los gitanos en Barcelona. Antes de la Segunda Guerra Mundial, Adolf Hitler publicó una ley en el Tercer Reich buscando la erradicación de los judíos, negros, gitanos y homosexuales por no ser razas puras. 


Federico García Lorca dice lo siguiente acerca de los gitanos: “El gitano es lo más elemental, lo más profundo, lo más aristocrático de mi país, lo más representativo de su moda y el que guarda el ascua, la sangre y el alfabeto de la verdad andaluza universal”. 

El día 22 de noviembre, además de la celebración de la patrona de la música Santa Cecilia, se celebra el Día de los Gitanos con un gran carnaval. La Iglesia a un inicio mostró una actitud de represión en contra del pueblo jondo. Con la pérdida de fieles, cambió su dinámica e ideología volviéndose más abierta y apoyando a los marginados. Actualmente, los gitanos ya viven con libertad y son reconocidos como se debió haber hecho desde un inicio.

 

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax