© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

Colores en el viento- Susana Zabaleta

Ficha Técnica

Título de la canción: Colores en el viento.

Cantante: Susana Zabaleta.

Álbum: Pocahontas.

Compositores:  Alan Menken, Stephen Schwartz.

Disquera: Walt Disney.
Año: 1995.

Género musical: Pop.

Análisis​

 

“Colores en el viento” es, sin duda alguna, una de las canciones más representativas de las películas de Disney. Además de ser adecuada para el soundtrack de la película “Pocahontas” (Mikel Gabriel, Eric Goldberg, 1995), la pieza musical se hizo acreedora al premio de la Academia por Mejor Canción en la entrega de los premios Oscar. El mensaje que se encuentra presente en la canción no es único del filme, sino que también se puede extrapolar a la vida cotidiana, ya que resulta un mensaje vigente y actual.

Análisis de la lírica:

 

Como en la película, en cada una de las estrofas de “Colores en el viento” se encuentran presentes alusiones a la naturaleza misma y se invita al oyente a protegerla. En el primer verso se hace referencia directa al encuentro que se dio entre los nativos americanos y los invasores o futuros conquistadores del nuevo continente. La narradora —en este caso Pocahontas, una nativa de una tribu norteamericana— afirma que los recién llegados los catalogan (a los indios americanos) de ser ignorantes por no poseer los mismos avances sociales y tecnológicos que ellos. Además, les dan el adjetivo de “salvajes” por su forma de comportarse y de interactuar con la naturaleza.
En la misma estrofa, la narradora realiza una crítica a los invasores. Afirma que ellos, al haber viajado por numerosas tierras se supondría que ya deberían haber adquirido algo de cultura de las nuevas tierras descubiertas y, sobre todo, que ya deberían haber aprendido a escuchar a los otros. Lo que se puede entender aquí es que la protagonista les pide a los recién llegados que en lugar de criticar sus costumbres, su forma de vida, sus creencias y su forma de relacionarse con la naturaleza; deberían preocuparse por comprender que existen distintos modos de vida a los que están acostumbrados.
Esto ocurre también actualmente, cuando una persona lleva a cabo prácticas diferentes a la que uno está acostumbrado es común que reciba la crítica de los demás y que, en algunas ocasiones, se le califique de ignorante sin importar la carga cultural que posea el individuo.
En la siguiente estrofa se prosigue con la crítica a los invasores. La narradora afirma que ellos se creen dueños y señores de todo el mundo; además, su avaricia los domina en un afán por poseer grandes territorios. Sin embargo, en este afán por imponer la civilización sobre el mundo natural no toman en cuenta que existe vida más allá de la humana: “mas toda roca, planta o criatura, viva está, tiene alma, es un ser”. Aquí se aprecia un mensaje naturalista directo donde se encuentran implícitas las creencias nativas —en algunos casos consideradas chamánicas o totémicas— que buscan preservar la naturaleza porque el hombre proviene de ella misma.
Posteriormente, Pocahontas afirma que los invasores piensan que todos los hombres —nativos— deberían comportarse como ellos y dejar a un lado sus creencias consideradas primitivas. Se les está  pidiendo que dejen atrás todo el bagaje cultural que desarrollaron a través de los años para alienarse a aquella forma de vida extraña para ellos que los recién llegados consideran como la adecuada.
Sin embargo, la narradora invita a los europeos a seguir “las pisadas de un extraño” para que se adentren a la cultura en la que se encuentran para que descubran que en realidad no son tan diferentes como parecen y que todo tiene, en realidad, un motivo de ser. Muchas veces cuando uno conoce a personas que tienen costumbres diferentes y se conoce más acerca de ellos, se puede terminar comprendiendo que su forma de vida no es tan ajena a la nuestra y que no tiene nada de malo que lleven a cabo aquellas prácticas.
En el coro de la canción se mencionan elementos icónicos de la naturaleza dignos de señalarse. Es posible que se hayan decidido incluir en la composición para señalar con qué elementos se podría terminar si se sustituyen áreas naturales por las ciudades de los invasores. Además, se podría considerar a la misma cacería como un problema inminente. La narradora menciona a los lobos aullando a la luna, a los linces esbozando una sonrisa, o el efecto sonoro que se genera al momento en que el viento sopla en las montañas. Desafortunadamente, cada día es más difícil encontrarse con estos escenarios de la naturaleza debido a las mismas acciones humanas. Inclusive, es casi inconcebible la idea de escuchar por cinco minutos únicamente sonidos naturales sin intervención humana alguna.
En el mismo coro se menciona la frase que da título a la canción “colores en el viento”. Esto hace alusión a la misma naturaleza. Simplemente, al cerrar los ojos y escuchar los sonidos a nuestro alrededor somos capaces crear una imagen mental de qué es lo que está ocurriendo al derredor de nosotros, incluso podríamos describirlo con colores gracias a lo que escuchamos. Es a esto a lo que se refiere la protagonista al afirmar que hay que descubrir colores en el viento.
En la segunda parte de la naturaleza, se deja a un lado la crítica a los invasores y se habla de cómo debe ser la relación entre el hombre y la naturaleza. Se presentan escenas como gente corriendo en el bosque disfrutando de lo que le rodea y aprovechando los frutos de las plantas. En pocas palabras —como la misma lírica indica— se invita al oyente a descubrir qué riquezas (naturales) lo rodean y que muchas veces no identifican su valor hasta que lo han perdido para siempre o está en pos de la extinción.
Así como existe un equilibrio en la naturaleza sin la intervención del hombre, éste debe acoplarse a ella y tratarla de manera adecuada. La lírica lo ejemplifica a la perfección con los versos: “vivimos muy felices, tan unidos. En un ciclo fraternal que eterno es”. Posteriormente, se mostrará con otro verso que si no se deja a la naturaleza desarrollarse, nunca se sabrá hasta dónde podrá llegar. “Cuán alto el árbol será, si lo cortas hoy nunca se sabrá”.
Para finalizar, se realiza una repetición del coro alterando algunos versos. Entre ellos se añade la idea de que no importa si sea blanca o morena la piel, sino que siempre se debe velar por la naturaleza y convivir con ella. Todo esto para descubrir los colores que existen el viento.

Análisis de la música:

 

La musicalización presenta en “Colores en el viento” se encuentra ad hoc al mensaje que se busca transmitir. Se prefirió la inclusión de instrumentos tradicionales como los de viento y no se encuentran presentes instrumentos electrónicos. En el fondo se pueden escuchar unos ligeros acordes, mientras que los instrumentos de viento de limitan a crear algunos arreglos. Casi al final se pueden apreciar algunos golpes de tambores que señalan el clímax de la composición.
En esta canción, la voz de la cantante es la que lleva el rol principal y es la encargada de transportar al oyente a aquellas veredas en el bosque y a aquellas montañas donde resuena el viento. La interpretación que realiza Susana Zabaleta logra este objetivo a la perfección ya que cuenta con una gran emotividad para la transmisión del mensaje central de la lírica.

Análisis del contexto histórico:

En la historia de la conquista de América, es cierto que el enfrentamiento entre las tradiciones nativas y las europeas fue muy violento. Se acusó a los aborígenes americanos de ser primitivos y salvajes tomando como base sus principios religiosos y la forma en que convivían con la naturaleza.  Sin embargo, los conquistadores no tenían presente la idea de que los recursos presentes en ambas partes del mundo fueron muy diversos y que las condiciones para las que se generara el desarrollo fueron muy distintas en ambos sitios. Es por esto que cada una de las culturas aprovechó los recursos que tenían a su alcance para subsistir. Por ejemplo, la existencia de un mar como el Mediterráneo o la presencia de ganado vacuno habría ocasionado cambios radicales en el desarrollo de las culturas americanas.

 

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax