© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

Memory- Sarah Brightman

Ficha Técnica

Título de la canción: Memory.

Cantante: Sarah Brightman.

Álbum: The Andrew Lloyd Webber Collection.

Compositor:  Andrew Lloyd Webber.

Disquera: The Really Useful Group.
Año: 1997.

Género musical: Balada.

Análisis​

 

Análisis de la lírica:

 

“Memory” es una canción perteneciente al musical de Broadway con la música de Andrew Lloyd Webber de nombre “Cats”. Esta pieza musical cuenta con numerosas interpretaciones a lo largo de la historia entre las que destacan la realizada por la cantante Barbra Streisand, Sarah Brightman y —en español— Kika Edgar.
La melancolía y la nostalgia son los temas centrales de esta composición. La protagonista se encuentra sufriendo por algo que vivió en el pasado y ahora, en el desconsuelo y en la soledad lo único que la alimentan son sus recuerdos, sus memorias.
En la primera estrofa se menciona que la narradora se encuentra en la medianoche. Esto tiene un simbolismo que se puede equiparar con una gran obscuridad en su vida, una soledad inmensa, así como una añoranza desmedida hacia el pasado. Debido a la obscuridad no puede mirar con claridad qué se encuentra enfrente de ella o qué es lo que espera en su vida. Se encuentra en un sendero silencioso en el que hasta la luna parece haber perdido la capacidad de alumbrarla en medio de aquella soledad y penumbra en la que se ha convertido su vida.
Bajo la luz de un farol comienza a ver cómo las hojas secas que se han separado de los árboles se acumulan a sus pies con el único sonido del viento. Es común que cuando alguien se aparta de otras personas con las que compartió momentos importantes o que perdió a alguien relevante en su vida los recuerdos se acumulen en su mente hiriéndolo porque está consciente de que esos tiempos jamás volverán.
Asimismo, puede tratarse de una añoranza hacia la misma vida que ha quedado atrás. Aquellos años de juventud permanecerán únicamente como un recuerdo de lo que jamás podrá volver a nuestras vidas. Este parece ser el caso de la protagonista de la canción: una mujer que añora el pasado y lo que ella fue en determinado tiempo, una diva o gran dama en decadencia. En la segunda estrofa se menciona que ella sólo puede sonreír ante los recuerdos que acuden a su mente. Recuerda lo bella que era y, sobre todo, los tiempos en los que la felicidad abundaba. Esos recuerdos y memorias son lo que la hacen vivir de nuevo.
Posteriormente, en la canción se menciona que los distintos faroles en la calle son una advertencia fatal para la protagonista. Esto podría entenderse de la siguiente manera: la mujer está consciente de que su fin o muerte se encuentran cerca. El centelleo del mismo foco es equiparable con lo que se encuentra viviendo, hay momentos en los que disfruta mucho la vida y otros en los que siente una gran nostalgia. La extinción de la luz emanada por el foco será el momento en que ella deje esta vida. Es por esto que ella desea que amanezca —que la nostalgia y el dolor por el pasado quede atrás— para vivir un día más.
Una vez en el amanecer o superada esta crisis melancólica debe pensar en una nueva vida, en nuevos objetivos o planes que la impulsen a seguir adelante y no verse obligada a alimentarse con aquellos recuerdos y memorias que le hacen tanto daño. Si logra realizar un cambio importante en su vida, aquellos momentos de nostalgia quedarán convertidos en un recuerdo más. “When the dawn comes, tonight will be a memory too, and a new life will begin”.
Finalmente, el foco de la lámpara se apaga habiéndole concedido un día más de vida. La noche y la obscuridad terminaron y se dibuja en el cielo lo que será un nuevo amanecer. La protagonista aprovecha el amanecer para buscar a una persona —no se especifica si conocida con anterioridad o si se trata de alguna persona a la que recién ha conocido— a la que le pide que no la deje sola, ya que no quiere volver enfrentarse a los recuerdos y a las memorias. A cambio, ella le promete que lo hará entender lo que es la verdadera felicidad si está a su lado.

Análisis de la música:

 

Al igual que otras composiciones de Andrew Lloyd Webber, el piano ocupa el papel central dentro de los instrumentos incluidos en esta interpretación. La dulce y melodiosa voz de Sarah Brightman hace que el oyente se vea inmediatamente involucrado en la situación que está narrando e, incluso, se puede sentir invadido por la nostalgia.
Conforme avanza la canción es posible escuchar la incursión de una orquesta de instrumentos de cuerda entre los que destaca el violín. Incluso, se puede distinguir una batería muy por lo bajo que únicamente marca el ritmo de la composición. El intermedio musical incluido sirve para introducir lo que será el clímax de la canción. En esta parte el volumen de los instrumentos y de la voz misma aumentan considerablemente añadiendo un gran sentimiento que se ve reflejado en la lírica misma.
Para finalizar, el piano toca algunas notas que son muy parecidas a las incluidas en la parte final de la canción “Angel of Music” del mismo compositor incluida en el soundtrack de “El fantasma de la ópera”.  
Esta canción demuestra que lo único que en realidad poseemos son los recuerdos y las memorias que hemos ido acumulando a lo largo de nuestra vida. Éstos pueden ayudarnos a salir adelante en situaciones adversas o, en algunos casos, nos pueden herir y dañar haciendo que el estado en el que nos encontramos se agrave. Los días y noches pueden pasar, pero las memorias siempre permanecerán dentro de nosotros.

 

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax