© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

Take it All- Marion Cotillard

Ficha Técnica

Título de la canción: Take it All.

Cantante: Marion Cotillard.

Álbum: Soundtrack Nine.

Compositor:  Maury Yeston.

Disquera: Geffen Records.
Año: 2009.

Género musical: Musical.

Análisis​

 

Cerrando finalmente el ciclo del musical “Nine” de Rob Marshall (director de “Chicago”) tras “Cinema Italiano” y “Be Italian”, esta semana tenemos la única canción de la película que estuvo nominada al Oscar a Mejor Canción: “Take it all”, interpretada por la ganadora del Premio de la Academia a Mejor Actriz, Marion Cotillard (“La vie en Rose”). Esta última estuvo nominada a varios premios, incluyendo el Globo de Oro a Mejor Actriz de Comedia o Musical por su papel en esta película, como Luisa Contini, la despechada esposa del protagonista, Guido.

Análisis de la lírica:

Para entender la canción en toda su complejidad, como toda canción escrita originalmente para una película, el lector necesita siempre un breve contexto. Tras descubrir que su infiel y frío marido, el director de cine con un bloqueo creativo Guido Contini, le ha mentido todo este tiempo, Luisa Contini, su esposa, entra en cólera. Parece tranquila, pero ya ha llegado a su límite, no está dispuesta a aceptar más los abusos emocionales de su marido. Es justo cuando Guido le pregunta qué le ocurre, que Luisa saca todo este enojo y frustración en el siguiente número musical.
La canción comienza con una Luisa tranquila, que dice: “Tú quieres mi amor, tómalo todo. Quieres verlo todo salir, tómalo todo.” Esto se refiere al inicio de su relación y también a como ésta se ve definida en la actualidad. Luisa da todo de sí, todo el amor en la relación lo da ella. Pero Guido sólo toma, no da nada. Absorbe el amor de Luisa como si fuese infinito, pero a ella no le importa ella lo ama. Por eso concluye diciendo: “Enséñame como lo tomas todo”.
Luego ella continúa. Le pregunta si él quiere su guante, si está cautivado. Si quiere verlo resbalarse y caer. Ella sabe que es el show de él, por eso le dice que lo tome todo. En esto se refiere al insaciable apetito sexual de su marido, el cual parece no conformarse con ella. Guido cuenta con varias amantes, pero Luisa lo deja, ella nunca reclama, sólo lo deja tomarlo todo mientras ella observa, quieta, dejando que él la desprecie una y otra vez.
Luego, la canción sigue. Luisa le dice de manera irónica y como una recriminación, que él desea ver lo que el movimiento de las caderas puede hacer. Que venga a ver a la chica seductora moviendo su cuerpo para que sus campanas (claramente una elegante metáfora para algo mucho más burdo) suenen. Ella afirma que él desea ver a la chica hacer todo lo que él alguna vez quiso, así que lo tome no más no hay problema. Luisa se refiere en estas frases a sí misma en el papel de amante y de esposa. Ella se casó muy joven con Guido y lo dejó todo por él: su carrera, sus amigos, su fama, su vida personal. Todo lo que ella alguna vez fue lo arrebató su esposo como si ella no fuese más que una chica para pasar la noche. Ella se siente como una más de las múltiples amantes de su marido, y ya no tiene miedo a decírselo. Ella lo ha tratado de complacer en todos los sentidos, ella ha dado todo.
Luego la canción toma un ritmo más intenso. Luisa dice que si el quiere su alma que la tome. Ella afirma que si quiere seguir viviendo, debe marcharse, puesto que no le queda nada más que ofrecer. Ella ahora está vacía. Siente que ha dado demasiado a ese hombre que no la ama, que parece no necesitarla. Que la trata como otra chica del montón, a la cual le oculta sus amoríos. Ella ya no es nadie, ha pasado a ser la sombra de su marido, la esclava fiel que siempre está a su disposición.
Luego ella ya se deja ir. Sus emociones y miedos fluyen. Luisa dice que lo ve ascender y lo ve caer, mientras ella está entre la espada y la pared. Ella se siente impotente ante el inminente fracaso de su marido. Luisa sabe que él sin ella se va a derrumbar, y sufre por esto, pues todavía lo ama. Pero ya hay que poner un basta. Por eso continúa diciéndole que ya tuvo su aventura, ya tuvo el mundo, pero ahora tiene que descubrir nuevas cosas.
Él deseó todo, y obtuvo su premio. Ahora ella le dice que tiene que aguantar éste en sus muslos (refiriéndose a sus múltiples amantes). Él ha ganado, ella ya no luchará más por él. Y ella acaba diciendo: “Tú arrebataste todo amigo, y no ves que al final no queda nada (lo grita y hace una pausa)… más de mí”. Ella se va porque está vacía, ya no puede estar con ese hombre que ama, ese hombre que la lastima sin piedad y que la destruye cada día más.

Análisis de la música:

La música, al igual que la mayoría de “Nine” tiene muchos elementos de percusión: platillos, tambores. También resalta la trompeta. Toda la música sigue un estilo de jazz seductor de bar. El punto de esto es dar la sensación de que se está en un burdel.
Todo esto va a acorde a la escena que se representa. En ella Luisa se va desvistiendo frente a Guido en un burdel sobre un escenario, rodeada de varios hombres gritando. Esto es una metáfora de todo lo que ella ha perdido. Ella ha dado todo hasta quedar desnuda emocionalmente, mientras él sólo la observaba destruirse.
El tono de la música va intensificándose a medida que va avanzando, hasta llegar a ser estridente y fuerte (al igual que las emociones que maneja la letra) por el final. Se busca resaltar siempre la voz enfurecida de Marion Cotillard, la cual es guiada por el ritmo de los tambores para dar esos golpes emocionales.

Análisis del contexto histórico:

 La película se basa en la obra de teatro homónima ganadora de cinco Tonys, incluyendo mejor obra musical. Ésta está a su vez basada en la película semi-autobiográfica del director italiano Federico Fellini “8 1/2”. Esta narra las dificultades de Fellini con las mujeres en sus vida y cómo el desequilibrio en su vida lo lleva a un bloqueo de escritor. Por esta película Fellini estuvo nominado al Oscar a Mejor Director y a Mejor Guión Original, además d ganar a Mejor Película. Resulta curioso ver que esto es lo que verdaderamente ocurrió con Fellini, el cual al final de sus años como director no logró hacer algo tan grande como sus películas sesenteras y setenteras. Pese a que el musical no se compara ni en un uno por ciento con la maravillosa carrera de Fellini, resulta interesante ver cómo este director llegó a tal punto de trascendencia que se hizo hasta un musical en su honor.

 

 

 

Por: Jorge Marcelo Espinoza.