© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

Europa VII- La oreja de Van Gogh

Ficha Técnica

Título de la canción: Europa VII.

Grupo: La oreja de Van Gogh.

Álbum: A las cinco en el Astoria.

Compositor:  Xavi san Martín.

Disquera: Sony BMG.
Año: 2009.

Género musical: Balada Pop.

Análisis​

 

Análisis de la lírica:

 

“Europa VII” habla de los últimos minutos de vida de una astronauta que ha sido enviado al espacio a bordo de la nave que da título a la canción. La trama de la composición está situada en un mundo futurista no muy lejano de la actualidad.
La canción comienza con la especificación de los daños técnicos que ha sufrido Europa VII. Por razones desconocidas, la nave se ha averiado y la astronauta que viajaba en ella sabe que morirá ahí mismo. La comunicación con la Tierra se ha visto dañada y es por esto que la narradora afirma que ha comenzado la desconexión. No hay nadie que pueda asistirla en el centro de control o en la estación espacial, como ella lo dice: se encuentra flotando a la deriva. Asimismo, el aire dentro del vehículo espacial escasea como la energía misma. Tras esta declaración, el espectador puede inferir que le quedan pocos minutos de vida al protagonista y que la canción misma serían los últimos pensamientos de la astronauta.  
Durante sus últimos melancólicos minutos de vida, la astronauta se dedica a ver a su planeta desde la ventanilla de la nave. Sus últimos pensamientos fluctúan entre la ciencia y la religión. Al mencionar estos dos grandes campos del conocimiento se está haciendo alusión a las múltiples guerras y conflictos que la confrontación entre ellos ha causado. Sin embargo, ese planeta lleno de violencia e inequidad fue su hogar y daría lo que fuera por encontrarse de nuevo ahí.
Apenas puede distinguir la Tierra debido a la distancia que se encuentra, sólo logra ver un diminuto punto azul que parece perderse en un millón de chispas (que son las demás estrellas, asteroides y planetas visibles desde el espacio). El planeta sólo es una pequeña e insignificante parte de lo que es el universo mismo. Piensa que se encuentra relativamente cerca de él (a un día luz = 2.59×10¹º kilómetros) y que podría llegar fácilmente a la Tierra de no haberse averiado Europa VII.
El temor envuelve a la astronauta y se limita a refugiarse en un rincón de la nave, pero en lugar de reflexionar acerca de su propia vida comienza a hacer un recuento histórico de la humanidad. Esto podría fungir como una metáfora: la humanidad se ha dejado llevar por los avances tecnológicos (mismos que han sido los causantes de varios conflictos) y la misma evolución material lo ha llevado a su fin. Pero sólo puede decir al puente de mando, aunque la conexión ya se ha perdido, que ella vivía en ese diminuto planeta azul.
La presión y los nervios se apoderan de la protagonista que rompe a llorar. Sus lágrimas en lugar de caer al piso flotan alrededor de ella: “y entonces rompo a llorar y miles de gotitas violan la gravedad”. Lo que hace ahora es quitarse la bandera que portaba en su traje de astronauta para escribir detrás de ella que no es de ese país, sino de la humanidad completa. Esto podría ser considerado como una gran crítica al capitalismo. En ese mundo futurista, al parecer, ha surgido una poderosa nación que absorbió a las demás sin importarle la vida humana misma. Por eso a ella no le gustaría ser relacionada con esa nación cuando encuentren su cadáver. Así brindaría una lección a quienes la enviaron al espacio, aunque se duda que les afecte en realidad la muerte de una persona más.
Tras esto, la situación sigue complicándose. El monitor le ha indicado que se encuentra cerca de sufrir una colisión que acabe de destruir la nave. Hasta eso, la astronauta parece ya haberse resignado a lo que le espera, ya que afirma que dicha colisión será la que la devuelva al firmamento.  
La protagonista decide pasar los últimos momentos de su vida escuchando el mensaje (la canción misma) que ha enviado a la Tierra. A pesar de que la comunicación se vio interrumpida, el mensaje será recibido en el planeta. Ella espera que todo lo que dijo sea tomado como una lección y el hombre deje sus aplastante codicia a un lado.
La canción concluye con una repetición del coro y con uno de los versos más conmovedores de “Europa VII”: “la frágil existencia, milagrosa y casual, la vida más pequeña vale mil veces más que la nación más grande que se invente jamás”. La composición completa podría ser considerada como un llamado a los grandes países capitalistas de la actualidad para que reflexionen y que recuerden que ninguna persona merece morir por la avaricia de un único líder.

Análisis de la música:

 

Además de los instrumentos tradicionales de una balada pop, La Oreja de Van Gogh incluyó algunos sonidos “espaciales” que se llegan a escuchar en distintas partes de la canción. Se puede escuchar un radar justo al inicio de la canción. Esta música espacial hace que el oyente pueda imaginarse a una indefensa astronauta en una esquina de la nave rodeada por sus flotantes lágrimas.

 

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax