© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

Cinema Italiano- Kate Hudson

Ficha Técnica

Título de la canción: Cinema Italiano.

Cantante: Kate Hudson.

Álbum: Nine Soundtrack.

Compositor:  Maury Yeston.

Disquera: Geffen Records.
Año: 2009.

Género musical: Musical.

Análisis​

 

La película musical “Nine” de Rob Marshall fue una decepción en casi todos los sentidos. No sólo no alcanzó los estándares de su anterior éxito, Chicago, sino que además fue repudiada por la crítica y por la audiencia. Pese a esto, “Nine” recibió varias nominaciones (incluyendo 4 en los Premios de la Academia) y muchas de éstas fueron para sus dos canciones originales: “Cinema Italiano” y “Take it all”. Pese a que sería la segunda la que consiguiese la nominación al Oscar, Cinema Italiano aun así estuvo nominada al Globo de Oro y fue la elegida para promocionar a la película debido a su vivacidad y dinamismo, algo de lo que curiosamente la película carece.

Análisis de la lírica:

Como toda canción escrita originalmente para una película, “Cinema Italiano” no figuraba en la obra de teatro original, no puede ser entendida sin un breve contexto. La canción es interpretada por una de las siete mujeres en la vida de Guido Contini, un director que sufre un bloqueo creativo durante el rodaje de su última producción. Esta mujer es Stephanie, una reportera americana de la revista de moda “Vogue” que admira a Guido, pero no por la profundidad de su trama, sino por su “estilo”. Este joven reportera representa la vanidad, superficialidad y consumismo de la cultura estadounidense, que cree que lo bonito y elegante ya es arte, y no se interesa por lo que realmente Guido quiere contar en sus historias. Esta canción evoca al personaje en su perfección, lo suficiente para justificar sus cerca de 7 minutos en pantalla.
La canción comienza con Stephanie diciendo que adora el blanco y negro, y también los juegos de luces. Ama la manera en que Contini pone su imagen a través de un prisma. En esta frase ella ya nos resume, como reportera, de qué manera percibe las películas del director. Para ella el blanco y negro, las luces y la manera en que Guido filma la película son una forma de arte, una maravilla.
Todo esto va ligado con la siguiente frase, en la que ella dice que siente un escalofrío, una ansiedad especial, cada vez que ve el neorrealismo de Guido. El blanco y negro antes mencionado es una característica propia de esta escuela cinematográfica que llevo a Italia a su auge cinematográfico y sentó las bases del cine italiano actual. Podemos ver que Stephanie sí sabe de lo que está hablando, al menos estéticamente, lo cual hace más tristes y evidentes los hechos que vienen a continuación.
Luego la reportera dice que ama ver esos muchachos oscuros que ves lejos, con sus corbatas delgadas, zapatos de cuero puntiagudos y lentes oscuros en medio de la noche. Todas estas referencias son a la elegancia y estilo italiano. Stephanie, ahora queda claro, es una reportera de moda y espectáculos. Es parte de esa sección no muy apreciada muchas veces del periodismo que se enfoca en lo que muchos consideran banal. Queda claro qué es lo que el compositor quiso decir sobre este tipo de prensa una vez que leemos las vacías y superficiales observaciones de Stephanie, una reportera con mucho potencial pero que no ve más allá de sus narices.
Luego continúa. Dice que lo que sea que haga Guido la hace sonreír, que él es la esencia del estilo italiano. Ella adora ese mundo latino lleno de glamour que sólo él puede retratar. He aquí que la letra nos muestra como son los medios los que forman los ídolos, los que mediante su subjetivismo o superficialidad sobre ciertos temas exaltan a ciertos personajes que de verdad no se lo merecen. Guido está pasando por un bloqueo creativo, sus últimas películas no han sido bien recibidas en Italia, se dice que ha perdido su capacidad de contar historias. Sin embargo, lo único que a Stephanie, que representa a los estadounidenses, le interesa es lo estético, el estilo, lo visual, si existe profundidad o no, es irrelevante. Lo que importa es ese estereotipo formado sobre el glamour y moda italianos.
Luego viene el coro, en el que básicamente ella dice que ama el cine italiano, que él la hace sentir como el cine italiano y que la hace fusionar su vida real con el cine italiano. Puede que haya otros exponentes del cine italiano, sin  embargo para ella él es el único. Una vez que ya se tiene un ídolo, no hay razón por la cual investigar al resto de realizadores.
Luego ella nos dice que adora ver esas escenas filmadas por Guido, no hay nadie con su única visión de director. Sus ángulos amplios y ajustados, todo se siente bien. Él define el estilo italiano por su mera decisión. Guido es para Stephanie el padre del cine italiano, el maestro de la belleza y el estilo. Qué importa la trama cuando algo tan bello está frente a tus ojos. Adora los carros rápidos, las barras de café y las elegantes mujeres en  Positano, una comuna italiana a 40 km de Nápoles. Todos los clichés italianos posibles, al menos referentes al “estilo” están resumidos en esa estrofa. Y por si la alabanza no fuese suficiente, Stephanie dice que Guido es el máximo “uomo Romano” (hombre romano en italiano).
A continuación viene de nuevo el coro y una repetición de todos y cada uno de los “atributos”, clichés, del cine de Guido. Luego viene una larga parte cantada completamente en italiano, una especia de tributo al cine italiano a la vez que una ironía viniendo de Stephanie, puesto que todas las otras canciones no tienen frases de este tipo a lo largo del musical. En estas líneas la reportera dice que Contini es el rey del cine italiano, que su cine es el cine italiano y que está muy dentro de su alma, recalcando el valor del blanco y negro de sus películas. Todo esto culmina con Stephanie diciendo “cinema italiano”.
La letra representa perfectamente la vacuidad y superficialidad de Stephanie, así como su idolatría por Guido. En ella el compositor nos da entender el pobre entendimiento que tienen algunos del vasto arte que es el cine, dejándolo meramente a lo bello y no a lo narrativo. Al mismo tiempo todas las referencias al cine y al idioma funcionan como tributo a Italia, a la vez que una ironía viniendo de una mujer que parece sólo ver la portada y no el libro que ésta contiene.

Análisis de la música:

La música tiene un ritmo retro que evoca la música pop de los años sesenta. En esta época se dan unos de los mayores clásicos italianos. Recordemos que  es en los sesenta cuando Federico Fellini, en quien se basa la película, tuvo su auge en esta época, comenzando con “La Dolce Vita” de 1960. Es un tributo muy peculiar para los fans del director y del cine italiano en general.
Sin embargo, también funciona como una alegoría de la superficialidad y vacuidad de Stephanie, puesto que es una canción pop al fin y al cabo, el género por excelencia de la cultura mainstream. Esta reportera informa al público sobre lo que este quiere saber, la moda y el estilo, y no profundiza en ningún otro tema. Ella sólo genera, al igual que el pop, contenidos bonitos, agradables e incluso pegajosos, pero cuya profundidad no supera muchas veces la de un charco de lluvia en verano.

Análisis del contexto histórico:

 La película se basa en la obra de teatro homónima ganadora de cinco Tonys, incluyendo mejor obra musical. Ésta está a su vez basada en la película semi-autobiográfica del director italiano Federico Fellini “8 1/2”. Ésta narra las dificultades de Fellini con las mujeres en sus vida y cómo el desequilibrio en su vida lo lleva a un bloqueo de escritor. Por esta película Fellini estuvo nominado al Oscar a Mejor Director y a Mejor Guión Original, además d ganar a Mejor Película. Resulta curioso ver que esto es lo que verdaderamente ocurrió con Fellini, el cual al final de sus años como director no logró hacer algo tan grande como sus películas sesenteras y setenteras. Pese a que el musical no se compara ni en un uno por ciento con la maravillosa carrera de Fellini, resulta interesante ver cómo este director llegó a tal punto de trascendencia que se hizo hasta un musical en su honor.

 

 

 

Por: Jorge Marcelo Espinoza.