© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

Con los ojos cerrados- Gloria Trevi

Ficha Técnica

Título de la canción: Con los ojos cerrados.

Cantante: Gloria Trevi.

Álbum: Me siento tan sola.

CompositoraGloria Trevi.

Disquera: Sony Music Ariola.
Año: 1992.

Género musical: Pop.

Análisis​

 

“Con los ojos cerrados” se ha convertido en uno de los temas clásicos de la cantante mexicana Gloria Trevi. En ella se narra la historia de una relación en donde la mujer ama sobre todo a su pareja y, este mismo amor, le impide ver la verdad de la situación y la explotación —económica y carnal— que él está llevando a cabo. Sin embargo, la narradora permanece con los ojos cerrados y se niega a querer afrontar la realidad, probablemente, para evitar caer nuevamente en la soledad y carencia de “afecto”. 

 

Análisis de la letra:

La canción comienza con una narración por parte de la protagonista en donde cuenta qué es lo que opinan los demás acerca de la relación que ella sostiene. Le han advertido que debería alejarse de él porque no la quiere en realidad, sino que sólo se está aprovechando de ella con el fin de satisfacer sus deseos carnales y cubrir sus carencias económicas. Los amigos de la narradora sí se percatan de esta situación porque no se encuentran envueltos en el juego que él sostiene con ella, ven todo con otros ojos libre de sentimentalismo. 

Los amigos de la protagonista le intentan mostrar que está obrando mal al intentar continuar con esa relación, ya que él la tiene envuelta con un juego de dominio mental en donde le hace ver que es todo lo que ella ha esperado y lo que necesita en ese momento de su vida, es la oportunidad de su vida. Todo esto, en la búsqueda de obtener como recompensa el placer sexual, cosa que a ella también parece agradarle y no lo ve como un juego en donde ella sale perdiendo. 

Incluso, ella se muestra enamorada perdidamente de él, cada beso que él le da la hace entrar en un estado de éxtasis donde se siente realmente querida: “Debo confesar que cuando él me besa, el mundo da vueltas dentro de mi cabeza”. Estos dos versos aportan datos importantes acerca de la protagonista, se puede inferir que ella fue una mujer que se enfrentó a la soledad por mucho tiempo y que realmente necesita sentirse querida por alguien. Ella deja a un lado los comentarios de los demás acerca de su relación y se preocupa únicamente por valorar el afecto que él dice profesarle. 

En el precoro salen a la luz las ideas de la protagonista. Afirma que, a pesar de todos los comentarios que ha recibido, ella le creerá a él sobre todas las cosas. Le creerá cuando él le diga que la quiere, cuando le jura que la amará para siempre, cuando le indica que es un hombre bueno y —queriendo indicar el absurdo de la situación— que la luna es de queso. No obstante, ella da pie a la duda diciendo que no le importa si le está mintiendo, ya que ella ha decidido creerle pese a todo. 

La narradora prefiere vivir envuelta en una gran mentira en donde ella es la principal afectada. Está dispuesta a sufrir a sabiendas de que él la engaña, la traiciona y se aprovecha de ella física, económica y sexualmente hablando. Ante todo, ella no pondrá en duda lo que él le diga, sino que permanecerá dentro de su gran burbuja que ella misma ha construido. Sabe que él no es del todo sincero con ella, pero prefiere pasar eso por alto por el temor que tiene de perder el supuesto afecto que él le otorga o la sensación enmascarada de sentir que alguien la quiere realmente.

El coro es el clímax narrativo de la lírica en donde la narradora explica lo absurdo de su situación diciendo que ella está dispuesta a permanecer con los ojos cerrados e ignorar todo lo que los demás intenten decirle acerca de su relación. Ella irá tras de él obedeciendo todos los caprichos que tenga, ya que siempre lo amará y le creerá todo lo que le diga, a sabiendas de que le está mintiendo. A grandes rasgos, se puede decir que la protagonista decide vivir en una relación ficticia en donde ha creado sus propios castillos en el aire en los que se siente querida; aunque, en el fondo, siga enfrentándose a su soledad y deseos de sentirse querida. 

La segunda parte de la canción continúa con la refutación de la narradora hacia los comentarios que hacen otras personas de su relación. Los demás intentan decirle que se encuentra cegada por el amor que le profesa a su pareja. Ellos le comentan que él se aprovecha que no tiene dinero para explotarla económicamente. En el verso siguiente se resume la relación: “Dicen que él es malo y que yo soy su juego”. Seguramente, él sólo la ve como a una mujer más a la que debe explotar mientras pueda y obtener todos los beneficios que pueda de ella, antes de que ella sea capaz de abrir los ojos. Ante todo, la ve como una mujer no muy inteligente a la cual es fácil engañar y estafarla, sólo basta satisfacer sus necesidades afectivas y sexuales para que ella siga envuelta en su juego. 

La canción concluye con una repetición del precoro y del coro, cosa que da a entender que ella continuará dentro de esa relación en donde no está dispuesta a abrir los ojos cerrados y decide permanecer dentro de su mundo de amor y ensueño que ella misma se ha encargado de construir. 

 

Análisis de la música:

La canción comienza con un sintetizador que simula el sonido de un órgano y un coro de voces. Durante las primeras estrofas, la voz de la cantante se encuentra prácticamente a cappella y únicamente es posible distinguir algunos arreglos creados con el sintetizador. Al momento en que llega el precoro es posible distinguir que se han incorporado otros instrumentos de cuerda como lo son los violines que ayudan a darle un aire dramático a la canción. 

Asimismo, en el precoro se distinguen algunas percusiones al final de cada uno de los versos que lo conforman, sonidos que ayudan a reafirmar la idea de que la narradora siempre le creerá a su pareja y que no pondrá en duda su amor. Ya en el coro es posible distinguir el bajo, la guitarra eléctrica y la batería que le dan un mayor dinamismo a la canción. Al momento en que comienza la segunda parte de la canción se retoma el acompañamiento del “órgano” repitiendo el mismo patrón musical que se había escuchado anteriormente. 

 

 

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax