© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

Chandelier- Sia

Ficha Técnica

Título de la canción: Chandelier.

Cantante: Sia.

Álbum: 1000 Forms of Fear. 

Compositores: Sia Furler, Jesse Shatkin. 

Disquera: Monkey Puzzle, RCA Records.
Año: 2014.

Género musical: Electropop.

Análisis​

 

 

La cantante australiana Sia resurgió en el mundo de la música internacional en este 2014 con su canción “Chandelier” y su peculiar estilo electropop. Tras un tiempo de haberse dedicado únicamente a la composición de temas para artistas de renombre como Rihanna, Katy Perry, Celine Dion y Shakira; la cantante logró situarse en los primeros puestos de los rankings musicales. Asimismo, el vídeo de esta canción ha superado los cuatrocientos millones de reproducciones en Youtube.  

 

Análisis de la letra:

“Chandelier” es una canción en la que se habla de una mujer que dedica su vida a beber y a estar en las fiestas, el ambiente se encuentra viciado. Aunque la protagonista y narradora de la canción ya se ha dado cuenta de esta situación, le resulta imposible salir de ella, a pesar de que ella desea dejar atrás todo esto. 

En la primera estrofa, la protagonista comienza aconsejando a las mujeres asiduas a asistir a fiestas que no se lastimen a sí mismas cayendo en los excesos que se encuentran en ese ambiente. Afirma que ella se siente incapaz de sentir algo ya. Este segundo verso podría hacer referencia a que ha consumido tanto alcohol y drogas que ya no siente que le causen la reacción deseada. Desea, ante todo, dejar a un lado estos vicios pero esto le resulta imposible. 

Posteriormente, la narradora afirma que ella es de aquellas mujeres que se encuentra dispuesta a ser contactada con el fin de tener un buen momento —tener relaciones sexuales—; además, como dato adicional, afirma que su teléfono todo el tiempo está sonando y saturado, el timbre de su casa también suena con bastante frecuencia. A pesar de reconocer que se encuentra dominada por la bebida, las drogas y el sexo, afirma que ella encuentra el amor dentro de ese mundo, a sabiendas de que está obrando mal. Hasta este momento se podría entender que ella está consciente de que ha arruinado su vida, se siente incapaz de salir de ese mundo —similar al que Lana del Rey describe en su canción “Gods & Monsters”— y desea que ninguna otra mujer se halle involucrada en él. 

El coro de la canción comienza con una cuenta del uno al tres que concluye con la palabra “beber”. Esto hace alusión al vicio que tiene la protagonista y describe, a grandes rasgos, su rutina en las fiestas. Esta cuenta se repetirá hasta que ella sea incapaz de recordar cuánto ha bebido esa noche. Tras esta breve introducción al coro, la narradora describe lo que hará —o imagina que hace— una vez que el alcohol ha causado estragos en su organismo sumiéndola en el estado deseado. 

Ya inducida en estado de ebriedad, la protagonista afirma que siente deseos de columpiarse en el candelabro que pende en el lugar. Este hecho —mismo que da título a la canción— habla del estado en el que se encuentra la narradora donde ya no le importa lo que piensen acerca de ella, el pudor ha desaparecido y no está consciente de las consecuencias que pueden traer sus acciones. Lo único que desea es disfrutar la vida como si no existiera un mañana. Quiere volar libremente en la noche sintiendo cómo se secan sus lágrimas: “I’m gonna live like tomorrow doesn’t exist […] I’m gonna fly like a bird through the night, feel my tears as they dry”. 

Con lo que menciona en este último verso citado en el párrafo anterior, se puede entender ya que hay algo en su vida que le causó un gran dolor y que encuentra, en esa vida desenfrenada que lleva, una catarsis a sus problemas. Pero el deseo de desahogarse y de dejar atrás su pasado la ha llevado a caer en numerosos excesos que han terminado por arruinar su vida, misma que se encuentra colgando de una delgada cadena como un candelabro. 

En la siguiente estrofa afirma que se intenta mantener con vida desesperadamente dispuesta a no mirar atrás y a no enfrentarse a la realidad. Prefiere permanecer en ese mundo de ensueño que ella misma ha creado a través del alcohol y el sexo a enfrentarse a su pasado. Es por esto que ella busca tener siempre lleno el vaso con su bebida hasta que llegue la mañana y, con ella, el fin de la noche que la atormenta poderosamente. 

Una vez que ha despertado en la mañana, la protagonista se percata de que se encuentra hecha un desastre y se arrepiente de todo lo que ha hecho durante la noche, cosa que se presenta en todos los casos de vicios y adicciones. Afirma que debe salir de ese estilo de vida, tiene que huir de él. Conforme va recordando lo que ha hecho en la noche, la vergüenza comienza a atormentarla arrepintiéndose por cómo se comportó. 

Tras finalizar esta breve estrofa se ve cómo la protagonista vuelve a caer en el mismo punto donde inició. Temiendo a su pasado, atormentada por la vergüenza y por sus vicios, nuevamente comienza a beber con el fin de olvidar todo y disfrutar, aunque sea durante la noche, de una vida libre de sus preocupaciones. Todo esto conociendo ya las implicaciones fatales que puede tener para ella, la narradora se considera un caso perdido.

 

 

Análisis de la música:

Al tratarse de una canción del género híbrido del electropop, predominan los sintetizadores en la musicalización de “Chandelier”. Conforme se va llegando al coro la presencia de otros instrumentos como la batería, el bajo y la guitarra eléctrica. Ya en el coro es posible distinguir un coro de voces detrás de la de Sia que sirven para añadir un toque dramático a la interpretación. En el mismo coro, la intérprete y compositora realiza varias modulaciones al final de los versos que podrían llegar a ser considerados falsetes, elemento que habla del gran dominio que tiene la australiana de su voz.

 

 

 

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón

@PonchoCorax