© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

Bitter Sweet SymphonyThe Verve

Ficha Técnica

Título de la canción: Bitter Sweet Symphony.

Grupo: The Verve.

Álbum: Urban Hymns.

CompositoresRichard Ashcroft, Mick Jagger, Keith Richards.

Disquera: Olympic Studios.
Año: 1997.

Género musical: Pop Barroco, Rock. 

Análisis​

 

Bitter Sweet Symphony es una canción del grupo inglés The Verve que es ampliamente conocida gracias a la melodía —o riff— que figura a manera de introducción y que, posteriormente, se escucha en diversos fragmentos de la pieza musical. Cabe señalar que el grupo se vio demandado por el representante de Mick Jagger y Keith Richards —miembros de Rolling Stones— por haber utilizado un fragmento musical de una de sus canciones dentro de esta composición (excediendo el tiempo permitido por la ley de derechos de autor). El grupo The Verve negó rotundamente el uso de un arreglo y, como consecuencia, se tuvo que incluir el nombre de Jagger y Richards entre los compositores —musicales— de Bitter Sweet Symphony.

 

Análisis de la lírica:

El análisis de la lírica de Bitter Sweet Symphony resulta bastante complejo, ya que la mayoría de los versos parecieran constituir una especie de monólogo interno que el narrador y protagonista de la canción está teniendo. En él, realiza varias reflexiones en torno a la vida misma y, sobre todo, a su manera de ser, planteando un posible cambio que pareciera nunca presentarse. 

En el primer verso se hace alusión directa al título de la canción, afirmando que, para el narrador, la vida es una sinfonía amarga y dulce, a la vez. ¿A qué se refiere con esta comparación? Seguramente se refiere a que en la vida se presentan diferentes situaciones, algunas buenas y otras malas que constituyen un todo. No se puede hablar de una vida que haya sido enteramente perfecta, ya que siempre debieron haber existido ciertos momentos duros o difíciles. Asimismo, de manera inversa, resulta imposible pensar en una vida constituida por amarguras infinitas; aunque fueran muy pequeños, siempre debieron haberse encontrado pequeños detalles, cosas o situaciones que fueran atisbos de alegría en la vida de alguien. Es por esto que el narrador le da a la vida la característica de ser amarga y dulce. 

La narración continúa con la mención del protagonista de que se vive en una constante lucha tratando de superar las pruebas que plantea la misma vida e intentando lograr lo imposible (Trying to make ends meet [tratando que hacer que los opuestos concuerden entre sí]). Asimismo, hace una pequeña crítica a la sociedad capitalista en donde todos son, en cierto modo, esclavos del dinero hasta que llega el momento de la muerte y, con esto, termina el ciclo. 

Hasta este punto, el narrador ha sido capaz de transmitir cuál es su visión —un tanto depresiva— acerca de la vida en tan sólo tres versos. Pareciera que la alegría y el gozo no forman parte de la concepción de la vida del protagonista, sino que los momentos amargos son los que terminan predominando sobre los dulces. En la misma primera estrofa, el narrador invita al oyente a acompañarlo a un sitio en donde todos los caminos se encuentran (the places where all the veins meet) [la muerte]. 

En el coro de la canción se presenta una lucha emocional a la que se está enfrentando el protagonista. Se muestra indeciso entre cambiar o no hacerlo. Seguramente —tomando en cuenta el demás contexto de la canción—, el narrador se encuentra en un estado depresivo y ya no ve a la vida como una posibilidad de realizarse o de seguir adelante, sino únicamente como un proceso que conduce al mismo camino para todos, la muerte y el respectivo olvido. Este debate que está teniendo lugar en su mente entre cambiar o no cambiar puede girar en torno a modificar la manera en que ve a la vida y a lo que le rodea. Sin embargo, se encuentra tan apegado a su forma de ser (I’m here in my mould) que ve este cambio como algo imposible. 

Asimismo, señala que él es —textualmente— un millón de personas diferentes. Este verso no quiere hacer alusión a que el protagonista tiene un desequilibrio mental en donde tiene diferentes personalidades, sino que como él existen múltiples personas que se encuentran pasando por la misma situación. En el coro, se puede ver que el narrador está consciente de que debe cambiar; sin embargo, este cambio queda postergado continuamente y jamás se da, cosa que lo afecta en demasía. 

Pasando a la segunda estrofa, en ella pareciera darse un cambio en la situación del narrador. Menciona que él nunca ha rezado, pero que esa noche ha hecho algo insólito poniéndose en rodillas dispuesto a escuchar algunos “sonidos”. Ante todo, no se puede hablar de un trasfondo cristiano o religioso de esta acción, sino que se podría hablar más bien de una meditación o una reflexión espiritual en donde el protagonista realiza una introspección para decidir hacer el cambio al que se negaba y mencionaba en el coro. 

En cuanto a los “sonidos” que está dispuesto a escuchar, se puede recuperar el símil que planteó en el primer verso al afirmar que la vida era una sinfonía amarga y dulce. Es decir, ahora está ahí, esa noche, hincado, dispuesto a escuchar a la vida y a lo que ésta tiene preparado para él. Estos sonidos, como menciona, serán capaces de reconocer el dolor que ahí en él —lo amargo—, pero ahora está dispuesto a dejar la melodía brillar —liberar lo dulce. Como bien lo menciona, ahora limpiará su mente y será libre. No obstante, pareciera que este cambio no llegará nunca en realidad, ya que afirma que no hay nadie cantándole esa sinfonía o melodía que necesita. 

La canción presenta otras repeticiones del coro y de la primera estrofa presentando algunos puentes o precoros en los que el narrador niega que pueda cambiar y salir de la situación en la que se encuentra, situación que podría dar a entender que el cambio sigue sin darse y que su concepción en torno a la vida sigue de la misma manera. 

Como se mencionó al inicio de este análisis, la letra de Bitter Sweet Symphony resulta bastante compleja debido a la manera en que está escrita a manera de un monólogo incompleto en donde pareciera que el narrador está contestando algunas preguntas que se encuentran fuera de la misma canción. Las mismas metáforas y comparaciones realizadas en la lírica dificultan llegar a una sola vía de interpretación, pudiendo tener un sinfín de posibles análisis e interpretaciones en torno a esta pieza musical.

 

Análisis de la música:

Si algo convierte a Bitter Sweet Symphony en una pieza memorable para el oyente es su introducción y melodía que se repite en numerosos momentos de la misma. Ésta se encuentra creada de manera orquestal utilizando un ensamble de instrumentos de cuerda donde se pueden distinguir fácilmente dos grupos de violines que interpretan diferentes líneas melódicas y, probablemente, violonchelos. Esta introducción va in crescendo y poco a poco se van adicionado otros instrumentos como sintetizadores, la batería, pandero, la guitarra y el bajo eléctrico. 

En cuanto a la interpretación vocal, ésta resulta bastante peculiar, ya que los versos tienden a ser divididos en diferentes tiempos, teniendo, así, una pieza algo irregular en lo que se refiere al manejo de tiempos en la cuestión vocal. En algunos momentos es posible distinguir una segunda voz bastante más grave que la del intérprete de esta canción. 

Asimismo, se presentan distintos momentos en los que la voz llega a competir —en cuanto a intensidad— con la musicalización, situación que ayuda a comunicar la confusión que está siendo narrada por el protagonista en la letra de Bitter Sweet Symphony.

 

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax