© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

Amor y Lujo- Mónica Naranjo

Análisis de la letra:
Mónica Naranjo y los demás compositores de esta canción realizan una profunda crítica a la sociedad contemporánea. Una sociedad en la que la gente no se preocupa por resolver sus problemas, progresar y dejar la mediocridad. Se limitan a permanecer sentados viendo la televisión al mismo tiempo que se les va la vida preocupándose por la vida de los artistas más que por la de ellos mismos.
En la primera estrofa describe a la humanidad como “cansada”, lo más probable es que sea una sátira. ¿De qué se encuentra cansada de la gente? ¿De vivir? La gente muestra actualmente una apatía por el simple hecho de vivir. Cuántas veces no hemos escuchado que nuestro prójimo se está quejando de su trabajo, de la carga de labores que tiene en el colegio e incluso, de otra persona. La vida consiste en eso; necesitamos trabajar, estudiar, relacionarnos con otros y hacer lo que nos gusta para ser felices. Sólo podríamos estar “cansados” de la vida misma si nos encontramos haciendo algo que nos desagrada, cosa que llega a ocurrir con mucha frecuencia. La gente acude con hastío a sus sitios de trabajo y a la escuela misma, y eso que se supone que cada quien decidió dónde estar. El siguiente adjetivo con el que Mónica Naranjo describe a la humanidad le sienta a la perfección “hundida”. Vivimos en una sociedad que, en su mayoría, se encuentra hundida en la mediocridad.
Estas personas viven añorando un esperado cambio en sus vidas pero no hacen nada ellos mismos para alcanzarlo. Esperan que la solución llegue por parte de los gobernantes e incluso, en el peor de los casos, como una solución divina venida del cielo. “Quiere cambiar de vida en el sofá”, así lo describe la narradora de la canción. Al no tener deseos de progresar y superarse, la gente prefiere ver la televisión y olvidarse así de sus problemas –adoptando ahora las situaciones ficticias en las que se encuentran los actores y actrices de las famosas telenovelas o series de televisión–. Al distraerse de esta manera, sus penas se alejan mientras imaginan cómo sería su vida si se encontraran en la misma situación que sus ídolos televisivos. Se imaginan como “seres de fortuna y gran corazón”.
La televisión –los demás medios de comunicación masiva también lo hacen pero en esta el impacto es mayo– siembra en las personas una falsa idea de cómo es la vida de los famosos. Se ha ideado un estereotipo colectivo de que los artistas viven rodeados de sirvientes, lujos y fortuna pero, ante todo, se cree que carecen de problemas. Se brinda una falsa imagen de los seres que aparecen tras las pantallas del televisor, seres que aparentan tener una enorme fortuna y un gran corazón. Numerosas veces se escuchan en las noticias que los famosos han realizado donaciones humanitarias, es por esto que llegamos a creer que son perfectos, caritativos, humildes; en pocas palabras: perfectos y queremos ser como ellos cueste lo que cueste.
Los famosos son “héroes adorados tan ciegamente” que parecen encontrarse condenados a vivir con amor y lujo. Lo más seguro es que cada quien cuente con un artista al que idolatra sobre todo, ¿se le aclama por sus acciones? ¿Por la forma en que vive? Muchas veces, incluimos a un artista entre nuestros predilectos sin una razón en específico, como dice la narradora de la canción: son héroes adorados ciegamente.
La historias en las que se encuentran inmersos estos personajes generan una especie de adicción en los televidentes. Al ver ahí los ideales de su sociedad cumplidos siguen pidiendo más y más. La gente común no busca cumplir sus propias metas e ideales, lo que les importa es que el protagonista de la telenovela lo haga. Ya alcanzado el final feliz deseado, surge la incertidumbre de qué vendrá después, ¿con qué nueva historia podemos ver que se cumplen los sueños de los personajes? La canción Amor y lujo describe este deseo a la perfección “queremos más, queremos más”.
A pesar de que esas estrellas lucen tan bellas, los problemas en los que se encuentran inmersos dentro de la misma problemática que se muestra en la televisión son muy similares a los de los televidentes. Ambos, tanto el personaje de la telenovela como el televidente, pueden encontrarse hundidos en la pobreza pero el primero siempre saldrá adelante bajo una serie de “milagros” utilizados frecuentemente por los guionistas. El individuo pobre, en lugar de buscar una alternativa a su situación o, en un caso extremo, en lugar de imitar a su adorado personaje se limita a aplaudir lo que ocurrió y alegrarse porque se héroe ficticio ha logrado lo que siempre había anhelado. “Esas estrellas lucen tan bellas, aman la música, queremos más, queremos más”, comunica Mónica Naranjo.
Hasta ahora la canción se ha encontrado narrada desde una perspectiva ajena a lo que ocurre, el narrador está consciente de lo que están haciendo los artistas y de la reacción que está teniendo esta “cansada humanidad hundida”. En la segunda parte de la pieza, se aborda lo que ocurre desde otra perspectiva, desde la del artista mismo.
Los artistas están conscientes de que no llevan una vida perfecta pero aún así son felices, todo lo pueden arreglar utilizando sus vastos recursos económicos y su misma influencia en la sociedad. La narradora de Amor y lujo lo describe a la perfección: “No, no, no soy perfecta ya lo sé, no hay duda. Pero soy la perfecta para ti, la tuya, somos esos ídolos que inventamos, locos, ellos son como tú y yo”.
El famoso puede estar enfrentándose a problemas legales, amorosos y de salud que fueron consecuencias de sus actitudes libertinas y desmedidas y aún así, su público les aclama cualquier palabra que dicen. El artista puede estar recluido en la cárcel pagando una condena, en una clínica de rehabilitación, internado en el hospital por una congestión alcohólica y afuera se encuentran los seguidores que desean ser como él.  En estos casos aplica a la perfección lo que dice la lírica de la canción: “Esas estrellas lucen tan bellas, aman la música, y son como tú, asómbrate son como tú”.
Ya casi al final de la canción, Mónica Naranjo recita un breve discurso que podría considerarse pronunciado por una famosa ya en decadencia, de las que abundan en la televisión. “Soy la desesperada, la sombra del amor fugaz, la que tuvo y lo perdió todo, la que no se arrepiente de nada”. Esta recitación podría resumir a la perfección los problemas a los que se enfrenta un ser inmerso en el mundo del espectáculo. “Soy la desesperada”, se podría atribuir esta característica a gran parte de los artistas, se encuentran desesperados por encontrarse vigentes, por innovar, por tener trabajo y, sobre todo, por seguir acumulando recursos en sus bóvedas personales. “La sombra del amor fugaz”, como ocurre también en el mundo de la política, en el espectáculo la mayoría de los matrimonios y enlaces se dan por mera conveniencia económica o de fama. “La que tuvo y lo perdió todo”, el número de casos en que un artista ha caído en la decadencia y en la pobreza es muy grande. “La que no se arrepiente de nada”, pese a los escándalos, pérdidas de reputación en las que se vio inmerso, problemas legales, el artista sigue saliendo a la luz ya que cuenta con sus seguidores que aún lo alaban por todo lo que haya hecho, sea bueno o malo.
Esta poderosa crítica de Mónica Naranjo fue complementada con el videoclip oficial de la canción. En él se busca representar a la farándula de una manera grotesca. Gran parte de los actores en el vídeo son interpretados por travestis y personas con sobrepeso, sin duda alguna fue hecho como burla al mundo del espectáculos y a lo que se enfrenta quien desea involucrarse en él. Entre los vicios que aparecen ahí figuran el alcoholismo, la gula, lujuria, trastornos alimenticios, dominación, problemas de identidad sexual y la avaricia.


Análisis de la música:

El inicio de la canción se ve marcado por una breve introducción en el piano que brinda un toque de burla. La voz operística de Mónica Naranjo brinda una interpretación magistral de la poderosa lírica. En la parte del coro se mezclan instrumentos como guitarras, bajos, batería y sintetizadores al piano inicial haciendo que desapareciera casi por completo.
Los breves segundos donde se lleva a cabo el recital de la cantante ayudan a que el oyente pueda terminar de entender el mensaje que busca transmitir la canción. Cabe señalar que en la gira que dio la cantante española, esta canción fue acompañada también por una orquesta.



Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax

ÁLBUM

 

Ficha Técnica

Título de la canción: Amor y Lujo.
Cantante:
Mónica Naranjo.
Álbum: 
Tarántula.

Compositores: Mónica Naranjo, JM Navarro, C. Sansano, I. Torrent, J. Garrido.
Disquera:
Sony BMG.
Año:
2008.
Género musical:
 Adagio. Electro Rock.