© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

All the Good Girls Go to Hell - Billie Eilish

Ficha Técnica

Título de la canción: All the Good Girls Go to Hell.

Cantante: Billie Eilish.

Álbum: When We All Fall Asleep, Where Do We Go?

Compositores: Billie Eilish, Finneas O'Connell.

Disquera: Interscope Records, Darkroom Records.
Año: 2019.

Género musical: Alternativa.

Análisis​

 

 

Análisis de la lírica:

“All the Good Girls Go to Hell” es una de las canciones más oscuras y enigmáticas del álbum When We All Fall Asleep, Where Do We Go? de la cantante Billie Eilish. Al momento del lanzamiento del vídeo oficial de esta composición, se acompañó  a éste de una nota en Youtube —presentada al final de este análisis— donde se vinculaba el contenido de composición con el cambio climático, en ella Eilish pide a los líderes políticos que presten atención al deterioro ambiental, al calentamiento global, el derretimiento de los polos, los incendios forestales y el alza del nivel del mar; puesto que ya queda, realmente, poco tiempo para frenar esto. 

 

De manera muy general, “All the Good Girls Go to Hell” es una canción que cuenta con el demonio —Lucifer— como narrador a través de la interpretación de Billie Eilish. Además de varios versos en donde hace burla del Paraíso y de Dios, se presenta también el infierno en el que se ha convertido la tierra gracias al cambio y deterioro climático. Ante tal situación, Dios pide apoyo al demonio para ayudar al hombre, pero éste se niega considerando que el hombre se enfrenta, únicamente, a las consecuencias de sus actos desenfrenados. 

 

Desde el primer verso aislado de la canción se introduce al oyente quién será el narrador de la misma: el demonio, quien se encuentra solitario (My Lucifer is lonely). Tras éste, en la primera parte de la composición se presentan algunas alusiones al Paraíso por parte del narrador, pudiendo identificar evidente ironía, sarcasmo y burla. 

 

Lucifer da a entender que se encuentra en las puertas del Paraíso matando el tiempo y en la espera de poder hacer de las suyas y cometer un crimen (Standing there, killing time. Can’t commit to anything but a crime). A la vez, señala que la entrada al Paraíso se encuentra desprotegida, puesto que Pedro (San Pedro / Peter) está de vacaciones, siendo esta situación una llamativa oportunidad para irrumpir en el lugar. 

 

No obstante, el narrador desdeña todo lo que se encuentra detrás de esas puertas nacaradas que, bajo su perspectiva, parecen únicamente una valla de estacas. Además, considera que una vez que alguien entra al Paraíso, se ve obligado a separarse de otros amigos puesto que éstos no pueden ser “invitados” al lugar gracias a la vida pecaminosa que llevaron.

 

Antes de la llega del coro se introduce la primera alusión al cambio climático. El narrador menciona que las colinas arden en California, pudiéndose tratar de uno de los múltiples incendios forestales que se presentan en la región gracias al descuido humano y al mismo calentamiento global y que, a menudo, terminan con numerosas hectáreas de vegetación. Lucifer, estando consciente de la situación, menciona que ha llegado su turno de ignorarlo. En este caso, y gracias a lo que se menciona en el coro, se puede entender que decide ignorar la petición de Dios para que trabajen juntos para salvar al hombre. El narrador, anteriormente, ya había expresado y advertido que esta situación podría presentarse (My turn to ignora ya’, Don’t say I didn’t warn ya’). De igual manera, de estos versos puede entenderse que la tierra misma se ha convertido, ya, en un infierno en sí misma y por eso mismo el demonio deambula por ella. 

 

El coro de la canción comienza con la presentación del título de la canción donde se asegura que todas las chicas buenas van al infierno, lo que puede ser interpretado como el hecho de que tanto los “buenos” como los “malos” se encuentran ya padeciendo el infierno en el que se ha convertido la tierra misma. Dios —a quien el narrador se refiere en femenino (herself) en todas las ocasiones—- se encuentra  tan desesperado e impotente ante la destrucción en la tierra que ha llegado al extremo de pedir ayuda a sus enemigos (‘Cause even God herself has enemies […] She’ll want the Devil on her team). 

 

En la segunda parte de la canción, Lucifer se burla de las súplicas de Dios y de “lo bajo” que ha caído para buscar obtener su ayuda. El narrador le reafirma que él no es su amigo —a no ser que un cigarro de marihuana se encontrara de por medio (You know I’m not your friend without some greenery)— como para apoyarlo. A la vez, da a entender que el disfraz de omnipotencia de Dios se está desmoronando ante la incapacidad de Éste por hacer frente a la situación que vive la humanidad en la tierra (Your cover up is caving in). 

 

Finalmente, Lucifer cuestiona a Dios acerca del porqué este interés en salvar a la raza humana después de que el hombre se ha comportado como un tonto al ignorar y hacer caso omiso de las advertencias, ante la situación que viven en la actualidad envenenando su entorno y a sí mismo. Incluso, ironiza el hecho de que, ante el inminente fin y destrucción del mundo, éste (el hombre) acuda a ellos suplicando ayuda (Man is such a fool, why are we saving him? Poisoning themselves now. Begging for our help, wow).  

 

La canción concluye tras una segunda interpretación del coro y la presentación de algunos versos en donde se reafirma que el mundo se encuentra tan destruido que, realmente, no hay nada que se pueda salvar a estas alturas de la destrucción alcanzada.

Análisis de la música:

 

La musicalización de “All the Good Girls Go to Hell” resulta muy característica y peculiar. En lo que se refiere al campo vocal se opta por una interpretación en clave baja que resulta ad hoc al hecho de que la narración se presente a través del mismo demonio. Incluso, si se escucha la canción a un volumen considerable o con audífonos es posible distinguir la presencia de voces cerca del final de la pieza musical —tanto masculinas y femeninas— ajenas a la interpretación de la lírica, como si se tratara de rezos que complementan la idea de la desesperación humana descrita en el análisis de la letra. 

 

Pasando a los instrumentos que predominan en “All the Good Girls Go to Hell” es posible identificar la presencia constante del bajo eléctrico en un primer plano, mientras que en el segundo se encuentran la batería y la guitarra eléctrica. La musicalización de esta pieza de Billie Eilish resulta muy apropiada para el mensaje que busca comunicarse al oyente a través de este recurso de identificar al narrador como el mismo Lucifer, dotándola de un aire lúgubre, oscuro y poderoso a la vez.

Nota de Billie Eilish en el vídeo de Youtube:

A note from Billie: right now there are millions of people all over the world begging our leaders to pay attention. Our Earth is warming up at an unprecedented rate, icecaps are melting, our oceans are rising, our wildlife is warming is being poisoned and our forests are burning. On September 23rd, the UN will host the 2019 Climate Action Summit to discuss how to tackle these issues. The clock is ticking. On Friday September 20th and Friday September 27th you can make your voice be heard. Take it to the streets. #climatestrike.

 

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax