© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

Aire Soy- Miguel Bosé ft. Ximena Sariñana

Ficha Técnica

Título de la canción: Aire Soy.

Cantantes: Miguel Bosé ft. Ximena Sariñana.

Álbum: Papitwo.

Compositor: Miguel Bosé.

Disquera: Warner Music España.
Año: 2012.

Género musical: Pop.

Análisis​

 

 

Análisis de la letra:

“Aire soy” es una canción lanzada por primera vez en los años ochenta por el cantante español Miguel Bosé. En 2012, en el segundo volumen de su disco de duetos, interpretó la canción al lado de Ximena Sariñana. La forma en que está estructurada la lírica resulta —en primera instancia— difícil de comprender y el mensaje de la canción no resulta tan accesible para el oyente. 

A grandes rasgos se podría entender que el narrador de la canción —siguiendo la línea manejada en la versión original de la composición— explica todo lo que sintió con un amor que llegó a convertirse tan importante para él como el aire mismo y que, por azares del destino, éste ha quedado en el pasado. 

La canción comienza explicando cómo coincidieron los dos de una manera tan fugaz: “Una idea, un continente, una mirada, casi sin querer”. El narrador continúa diciendo que por más que intenta dejar atrás ese romance, éste se escapa y se nubla momentáneamente, pero no termina ni deja de atormentarlo. Sin embargo, está consciente de que ya no hay nada que hacer, lo hecho está hecho. 

Los recuerdos de lo que vivió al lado de ella continúan acosando al narrador, aún recuerda las caricias y los besos que han terminado y que no volverán. La lírica de la canción prosigue con la afirmación de que ya no quedan vestigios del amor que alguna vez existió entre los dos porque el viento se ha encargado de llevárselos. 

Pese al tiempo que ha transcurrido, el protagonista no deja de recordar lo que vivió al lado de ella. Es por esto que llega a considerar aquella relación como un elemento indispensable para su vida, los recuerdos y anhelos del pasado se han convertido en el aire vital que aún mantiene vivo al narrador y lo inspira a seguir adelante. Incluso, afirma que sin ella no sería lo que es en ese momento: “Que sin ti no soy nadie”. 

En la segunda parte de la canción, el narrador explica cómo la relación llegó a su fin, primero se vio como una fuga o un momento en que ambos decidieron apartarse el uno del otro. Posteriormente, se menciona un SOS, lo que indica que la pareja intentó rescatar su relación y, finalmente, una parada o un fin a la relación. No se explica textualmente qué fue lo que motivó el fin del romance, pero sí se menciona a la duda y a la desconfianza como  un elemento importante para el rompimiento. 

Casi al final, el protagonista recuerda qué bello era encontrarse al lado de su antigua pareja —“Tan bello caer a tus pies”— y ahora él se pregunta quién será la persona afortunada que sí ha sabido aprovechar lo que él desperdició. 

La canción concluye con la afirmación del narrador donde menciona que sin ella, él no es nadie en realidad. Esta composición musical trae consigo gran melancolía hacia el pasado y a lo que no pudo concretarse. Sin embargo, es importante destacar que el protagonista no muestra rencor hacia su ex pareja, sino que aún la recuerda con bastante aprecio y reconoce que ella fue, es y seguirá siendo el aire que él necesita para seguir adelante, aunque ya no se encuentre a su lado nunca más.

 

Análisis de la música:

La versión de Miguel Bosé acompañado por la cantante Ximena Sariñana resulta mucho más dinámica que la versión original e, incluso, ha alcanzado mejores puestos en las listas de popularidad que la estrenada en los años ochenta. La distribución de estrofas que realizan los cantantes resulta bastante armónica, ya que cada uno de ellos se encarga de interpretar una parte de la canción y —en el que se podría considerar el coro— se complementan cantando a dueto. 

“Aire soy” comienza con una introducción con una introducción fuera de lo común —-con una duración de 35 segundos— antes de que Ximena Sariñana interprete la primera parte. Destacan instrumentos electrónicos como el bajo, la guitarra, sintetizadores y, en las percusiones, la batería. La peculiar voz de Sariñana le brinda un aire distinto a la canción que ayuda a trasmitir el mensaje nostálgico de la lírica. 

Ya en la segunda parte de “Aire soy”, Miguel Bosé se hace cargo de las siguientes estrofas con sus característicos tonos bastante bajos. Cabe señalar que el sintetizador —con tono similar a un piano— nunca deja de sonar acompañando a la línea melódica y alejándose por momentos para hacer sonar algunos arreglos. Poco antes del final se presenta un breve puente musical que es precedido por el desenlace de la canción que concluye con un morendo.

 

 

 

 

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax