© 2019 by El analista de canciones  All rights reserved. Alfonso Ortega Mantecón. Esta página es una obra intelectual protegida por la Ley Federal del Derecho de Autor, puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito del Director General de la Página.

 

Aviso de privacidad

9 to 5 - Dolly Parton

Ficha Técnica

Título de la canción: 9 to 5.

Cantante: Dolly Parton.

Álbum: 9 to 5 and Odd Jobs.

Compositora: Dolly Parton.

Disquera: RCA.
Año: 1980.

Género musical: Country. Pop.

Análisis​

 

 

 “9 to 5” fue una de las canciones más sonadas de los años ochenta. Originalmente fue escrita para la película del mismo nombre protagonizada por Jane Fonda, Lily Tomlin y Dolly Parton. Fue una sorpresa que el alcance de la composición musical rebasara por completo al filme. Incluso, muchas personas ignoran que existe una película donde la canción es el tema principal. En español, el filme es conocido con el nombre de “Cómo matar a tu jefe”. La canción recibió numerosos premios, entre los que figura el premio Grammy a mejor canción country.

Análisis de la lírica:

 

“9 to 5” podría ser considerado como el soundtrack de un día cotidiano en la vida de un oficinista (o, como se conoce en México, de un Godínez).  La rutina se aprecia en todos los versos de la canción, así como las condiciones laborales que eran común en los ochenta (y que siguen siéndolo hoy en día). La canción recibe ese nombre haciendo alusión a la jornada laboral que comienza a las nueve de la mañana y culmina a las cinco de la tarde (10 horas), si se analiza la situación actual se pueden encontrar algunos trabajos donde se excede aún más el tiempo dedicado al trabajo.


En la primera estrofa se narran los primeros momentos del día desde que el despertador suena para anunciar al oficinista que ha llegado el momento de abandonar la comodidad de su cama para encaminarse a su sitio de trabajo. Se levanta tropezándose de la cama y llega trastabillando hasta la cocina para consumir un rápido y poco sustancioso desayuno que lo ayudará a permanecer despierto hasta que llegue el momento de beber un amargo café en la oficina. Bebe una taza de ambición –haciendo alusión a sus constantes deseos de superación y de convertirse en su propio jefe para no depender de esos tortuosos horarios–, bosteza y se estira intentando regresar a la vida.


Al momento de meterse a la regadera se da cuenta de que la sangre comienza a circular por sus venas dejando atrás esas plácidas horas de sueño. Ya en la calle se encuentra con bastante tráfico, la gente que se encuentra en sus autos son muy similares a él: oficinistas obligados a cumplir una larga jornada de nueve a cinco.


El coro de la canción critica la jornada laboral de los oficinistas. Se da a entender que ésa no es una manera muy agradable y placentera de ganarse la vida. Siempre se encuentran subsistiendo con su miserable sueldo y el fruto de su trabajo no se ve recompensado con jugosas ganancias económicas. Consideran que son explotados y nunca reciben alguna compensación por lo que están obligados a padecer. Incluso, se afirma que en muchas ocasiones su talento es explotado por quienes se encuentran en puestos superiores. Utilizan su mente y nunca les dan su merecido reconocimiento. Todas estas situaciones podrían conducir a alguien a la locura si no supiera enfrentarse a ellas.


Sin embargo, ellos siguen cumpliendo con su trabajo sin quejarse por su actitud de servicio y lealtad (por el sueldo obviamente y para ahorrarse la complicada situación de buscarse un nuevo empleo). Por más que lo intenta, el oficinista intenta sobresalir y hacer su trabajo bien, pero nunca recibe un reconocimiento por parte de su jefe. El trabajador se encuentra dispuesto a enfrentarse a los inconvenientes que implica asistir a la oficina en busca de un ascenso (que parece nunca llegar). La falta de interés de su jefe lo ha llevado a pensar que es algo personal y que está dispuesto a impedir que se supere.


¿Cuántas veces no hemos escuchado día a día de personas que constantemente se quejan de sus jefes y que aseguran que los odian? Incluso, recientemente se estrenó una película titulada “Quiero matar a mi jefe” cuya trama gira en la miserable vida de tres miserables subordinados que buscan deshacerse de sus jefes para evitar la explotación y el abuso hacia su persona.


En la siguiente estrofa se menciona que los jefes dejan a sus trabajadores tener sueños de grandeza y de éxito, cuando están justo por lograrlo terminan desilusionándolos con el único fin de verlos derrotados. Esto ocurre diariamente y no sólo en el ámbito laboral. Varias personas se alegrarían de ver a uno derrotado y vencido con sus sueños rotos. El deseo de obtener un ascenso es común entre todos los empleados, incluso ellos mismos buscan demeritar el trabajo de los demás.


La canción concluye con la aseveración que dice que no importa qué tanto se esfuerce el trabajador, ya que siempre será una ficha más del juego entre los ricos.   
 

Análisis de la música:

 

La instrumentación de “9 to 5” resulta muy a la usanza del country pop, sólo que en este caso se prescinde de instrumentos como el banjo o la armónica y se incorporan varios de viento como trompetas. Asimismo, se incluyeron algunos sonidos que simulan el trabajo en una oficina como lo son una máquina de escribir. La voz de Dolly Parton hace que la canción, en lugar de parecer una serie de reproches al horario de oficinistas, sea una composición llena de alegría e, incluso, cómica. 

 

 

 

Por: Alfonso Ortega Mantecón.

@PonchoCorax